Boletin octubre 2016

¿Qué espera Dios de nosotros? ¿Cómo podemos saber si le amamos a Dios o no? ¿A qué nos conducimos y a qué conducimos a otras personas? (Foto: Timotthy Tolle/Flickr)

¿Cuál regla ponemos ante la persona “buena”, quizás religiosa, pero que parece a la vez indiferente? ¿Cuáles palabras o frases de la Biblia sirven para juzgar si nuestro cristianismo es quizás sólo cuestión exterior o si es del corazón? A continuación, algunas de ellas:

Salmo 16:1 “En tu presencia, hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre”.
17:15 “Estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza”.
27:4 “Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida”.

Para contemplar la hermosura de Jehová.
2:1 “Así clama por ti, oh Dios, el alma mía”.
42:2 “Mi alma tiene sed de Dios”.
63:1 “De madrugada te buscaré”.

“Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela”.
63:6 “Cuando me acuerdo de ti en mi lecho…”

“Cuando medite en ti en las vigilias de la noche…”
63:7 “En la sombra de tus alas me regocijaré”.
63:8 “Está mi alma apegada a ti”.
63:11 “El rey se alegrará en Dios”.
71:24 “Mi lengua hablará también de tu justicia todo el día”.
73:25 “Fuera de ti, nada deseo en la tierra”.
73:28 “El acercarme a Dios es el bien”.
84:2 “Mi alma ardientemente desea los atrios de Jehová”.
84:10 “Mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos”.
143:6 “Extendí mis manos a ti, Mi alma a ti como la tierra sedienta”.
Isaías 26:3 “Aquél cuyo pensamiento en ti persevera”
26:4 “Confiad en Jehová perpetuamente”.
26:8 “Tu memoria y tu nombre son el deseo de nuestra alma”.
26:9 “Con mi alma te he deseado en la noche… madrugaré a buscarte”.
Lucas 18:7 “¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a Él día y noche?”
Juan 17:3 “Esta es la vida eterna, que te conozcan a ti, el único Dios verdadero…”
Filipenses 3:8 “Estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús…”
Hebreos 4:16 “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia para alcanzar misericordia”.

El tema que aquí tratamos nos hace pensar en Proverbios 4:23: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de ella brotan los manantiales de la vida”.

Nuestra tendencia es siempre la superficialidad en nuestra relación con Dios. A Dios lo tenemos muchas veces como si fuera sólo un elemento no más de nuestra vida. La realidad es otra, pues Él es la fuente y el todo en todo. En Él vivimos y nos movemos y somos, Hechos 17:28.

Volver