Clic     

Lección:

Dios hizo maravillosamente a Adán y a Eva, pero Satanás tentó a Eva. Adán y Eva desobedecieron, y se hicieron criaturas pecaminosas, con corazones malos. Pero, ¿qué pasa cuando llegamos a ser hijos de Dios? Somos cambiados, nacemos de nuevo, tenemos corazones nuevos. El Espíritu Santo nos da un corazón nuevo, y Él vive en nuestro corazón, haciéndonos más y más como Jesús. Lectura bíblica base: 1 Juan 3:1-3.

Instrucciones:

Imprima la carita en una hoja en blanco y recórtela. Péguela con un broche o algo que le permita girar la carita, mostrando un niño triste y enojado que se convierte en un niño alegre.


 

Volver