Clic    Clic

Lección:

Todos tenemos corazones llenos de pecado, y para ser hijos de Dios necesitamos arrepentirnos, creer que Jesús es el único camino al Padre y que Él murió por nosotros para limpiarnos de nuestro pecado. Pero por nosotros mismos no podemos creer esto. Sólo la obra del Espíritu Santo en los corazones de las personas hace que sean personas nuevas, hijos de Dios, hace que creamos que Jesús es nuestro salvador, y que busquemos agradar a Dios. La lectura sugerida es Juan 3:1-5.

Instrucciones:

Los niños colorean y pegan las figuras en el siguiente orden:

1. Un corazón con manchas negras representando el corazón de pecado,
2. Un rectángulo con la palabra arrepentimiento,
3. Una cruz representando la obra que Cristo hizo por los suyos,
4. Un corazón blanco representando el corazón nuevo que nos da el Espíritu Santo.


 

Volver