Noviazgo Nattu/Flickr

De todo lo que hemos tratado, no olvide que según las Sagradas Escrituras, el matrimonio es en todo y ante todo un compromiso con Dios, en todas sus dimensiones y en todo lo que cada dimensión implica. Dios se preocupa por todo, por ejemplo en lo que concierne al bienestar de los pactantes y en la descendencia de ellos. Todo está debidamente planeado, según sus propósitos.

 

Versión completa en pdf (6 páginas) 

DescargarBoton2


 

Volver