Por causa de la condición y el estado inútil del hombre, Dios en su misericordia hizo algo maravilloso. ¡Dios el Hijo, Cristo Jesús, se hizo hombre! Él fue concebido por el Espíritu Santo en el vientre de la virgen María y nació contrario a las leyes de la naturaleza, sin la participación de hombre, en la aldea de Belén, Él no dejó de ser lo que siempre había sido: Dios, pero ahora también es hombre.

DescargarBoton2

Volver