Ahora, al leer los Diez Mandamientos, usted es consciente de que ha infringido al menos uno, o varios de ellos. Y para añadir mayor gravedad, usted tendrá que admitir que ha infringido estos mandamientos intencionalmente.

DescargarBoton2

Volver