Su mayor responsabilidad en este momento es clamar a Dios para que lo ayude. El ser salvo es una transacción divina entre usted y Él. ¿Está cansado de vivir bajo la pesada carga de sus pecados? ¿No desea el descanso para su alma? ¿No desearía ser salvo del juicio venidero?

DescargarBoton2

Volver