Aunque Cristo Jesús murió en la cruz, tres días después resucitó victoriosamente de la tumba. Esta fue la manera en que el Padre manifestó su satisfacción con la obra de Cristo en la cruz. Cristo se presentó vivo con muchas pruebas indubitables.

DescargarBoton2

Volver