DoctrinasDeLaGracia Denis Collette/Flickr

El hombre, por naturaleza, está inclinado a aborrecer a Dios y a su prójimo. Dios no lo creo así, sino que el hombre, cuando cayó en Adán, se quedó de tal manera corrompido que todos somos concebidos y nacidos en pecado. 

 

Versión completa en pdf (2 páginas) 

DescargarBoton2

Volver