Estoy muy consciente de los diferentes efectos que producirá el publicar esta carta contra el sermón del querido señor Wesley. Muchos de mis amigos que son fervientes defensores de la redención universal, se ofenderán inmediatamente. Muchos que son celosos del lado contrario se regocijarán. Aquellos que son débiles en ambos lados y que se dejan llevar por razonamientos carnales, desearán que este asunto nunca se hubiera abierto al debate.

VerMas4


 

Volver