La Biblia dice: “Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte” Pr. 14:12 Toda obra que se haga aunque se tenga las mejores intenciones, pero que no sea conforme a las Escrituras en su contexto es camino de muerte. Miremos solo dos ejemplos:

1. Pedro por “amor” a Jesús, cuando el Mesías habló de su muerte, trató de persuadirlo para que no dejara que esto ocurriera. Jesús no lo elogió por sus “buenas intenciones”. Le dijo: ¡Quítate de delante de mí, Satanás! Me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres” (Mt. 16:21-23)

2. La cruz es uno de los símbolos del Cristianismo, porque fue allí donde Jesús, cargando los pecados de su pueblo, recibió el tormento eterno por ellos. Pero hacer una cruz para rendirle culto, es hacer del arma con que mataron a Cristo un dios. Es al Cristo que murió en la cruz a quién se debe adorar y no a la cruz. Dios dice en su primer mandamiento: “No tendrás dioses ajenos delante de mí” Ex. 20:3 Examinar lo que hacemos a la luz de las Escrituras es muy urgente, pues Ella es la Verdad (Jn. 17:17)

Volver