Quizá muchos pregunten: “Si Toda autoridad es establecida por Dios y a todo lo que quiere lo inclina, y ÉL es santo, ¿por qué casi la totalidad de los gobernantes son inconvenientes para el pueblo?” La respuesta es otra pregunta: ¿merecemos que Dios coloque algo mejor si la mayoría del pueblo rebeldemente anda en la vía contraria a la que Dios establece en sus Escrituras? Sin duda se recoge lo que se siembra. (Ro. 13; Pr. 21:1; Ro. 1:18-32; 3:10-23; Gá. 6) “El rebelde no busca sino el mal, y mensajero cruel será enviado contra él” Pr. 17:11

Volver