"Hijos obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra" Ef. 6:1-3

 

1. En una pequeña comunidad vivía la señora Rebeca, ella tenía un hijo de nombre André. Lamentablemente André traía muchos sufrimientos para su madre. Difícilmente obedecía, era grosero con ella y hasta agresivo, le robaba el dinero, se burlaba de ella y no le ayudaba en nada, las noticias de su hijo en la escuela o en la calle eran desalentadoras. Las personas sentían rechazo por él, pero esto no le importaba a André.

2. Al llegar el día de la madre, su papá le dijo: "André, toma este dinero y compra un regalo para tu mamá" André recibió el dinero y fue a la tienda de don Bernabé. Al llegar allí, dijo: "don Bernabé quiero comprar un regalo para mi mamá" Don Bernabé, que conocía muy bien a André, le dijo: "André, existe un regalo para tu mamá que es infinitamente mejor que cualquier cosa de las que vendo aquí" André preguntó: "y, ¿cuál es ese regalo?" Don Bernabé le dijo: "Honrar a tu mamá" sorprendido, André dijo: "No conozco ese tipo de regalo, ¿cuál es?" Don Bernabé le dijo: "No continuar haciendo sufrir a tu mamá y traer para ella una verdadera felicidad" y continuó: "debes honrarla, porque Dios, que hizo absolutamente todo cuanto existe, que te hizo a ti, es el que dice que tú debes hacerlo. Debes honrarla, también, porque un día tu no existías, pero tu mamá, juntamente con tu papá, fueron los instrumentos que Dios usó para traerte a esté mundo. Debes, además, honrarla porque Dios dice que debes someterte a las autoridades, y tu mamá, juntamente con tu papá, son la primera autoridad que Dios te dio. Dios está con mucha ira contra los hijos que no honran a su mamá, pues le están desobedeciendo, ¿comprendes, André?"

3. André, por su rebeldía casi nunca escuchaba consejos, no le gustaba, pero esto que don Bernabé le estaba diciendo lo dejó sin saber qué hacer, sus palabras eran como un espejo que le mostraba lo que él tenía en su alma. Quería salir corriendo, pero al mismo tiempo quería saber más sobre el regalo de "Honrar a la mamá" Preguntó, " Don Bernabé, quiero saber, cómo debo honrar a mi mamá."

4. Don Bernabé mirando con cariño al niño, dijo:
a. "André", dijo don Bernabé, "existen varias cosas que un hijo hace cuando de verdad ama a su mamá, cuando de verdad la honra. Tú debes obedecerla en todo, Dios dice que esto es agradable a Él, pero no honras a tu madre cuando le obedeces por temor a ser disciplinado, cuando ella dice que te va a castigar si no haces tal o cual cosa, también cuando obedeces por interés, es decir, porque ella te promete dar algo si obedeces."

b. Don Bernabé continuó: "Un hijo que honra a su mamá no la agrede ni física ni verbalmente, no la insulta, no la grita, no la maltrata con palabras, ni mucho menos levanta su mano para agredirla, esta es una forma de maldecir a sus padres, y Dios dice que este tipo de hijos estarán en la oscuridad tenebrosa."

c. También", continuo don Bernabé, "un hijo honra a su mamá cuando es honesto, cuando no le roba, cuando la mamá pueda dejar con toda confianza los billetes, las monedas o cualquier cosa de valor sin tener que estarlos escondiendo para que su hijo no los robe, ¿sabes a quién es igual un hijo ladrón? ¿Sabes que es un terrorista?" André, respondió: "No" Don Bernabé le dijo, "son esas personas que con bombas destruyen casas, edificios y al mismo tiempo matan las personas. Así es un hijo ladrón. Sus robos son como las bombas que destruyen."

d. Don Bernabé siguió: "André, también un hijo que honra a su mamá no la desprecia, no la trata como una esclava, no la trata como alguien inferior. Muchos hijos porque su mamá no es una señora de la alta sociedad, porque no tiene estudio, porque tiene defectos físicos y por otras cosas que no tiene o que tiene, se avergüenzan de ella, no quieren que otros sepan que ella es su mamá, solo las usan, solo las miran como mamá para que ella les dé lo que ellos necesitan, pero no la miran como Dios quiere que las miren."

e. Don Bernabé, paró por un momento y cogió un dulce para darle a André, luego dijo: "También un hijo que honra a su mamá, no se burla de ella. Todos cometemos errores, tenemos defectos, nadie escapa de esto, pero esto no debe ser la excusa para burlarme, para hablar mal de mi mamá con otros. El hijo de Noé hizo eso con su padre y esto fue motivo de maldición."

f. Como don Bernabé vio que André estaba muy atento a la enseñanza, continuó: "André, un hijo que honra a su mamá le ayuda en lo que pueda, pero aunque es una obligación, no lo debe hacer como esto, sino por amor a ella. Muchos hijos dominados por la pereza o por su indiferencia pueden ver a su mamá muriendo de tanto trabajar, pero ni se conmueven. Un hijo que honra su madre es misericordioso, se duele de ver a su mamá pasando dificultades y actúa. André, ¿le ayudas a tu mamá en algunas de las tareas de la casa?" André se quedó en silencio, pues él no ayudaba en nada, solo hacia desorden. Entonces don Bernabé le dijo: "Tú eres un niño que ya puedes ayudar a tu mami en muchas cosas, puedes tender tu cama, arreglar tu cuarto, recoger las cosas, ayudar a barrer, ayudar a lavar la loza, cargar una maleta. Hay muchas formas de ayudar a la mamá y el que no lo hace, pudiendo, es un hijo muy malo. Dios dice que un hijo que pudiendo ayudar a sus padres y no lo hace, es lo mismo que maldecir a sus padres y que por tanto los que maldicen a sus padres son dignos de muerte."

g. "En resumen" dijo don Bernabé, "Honrar a la mamá es hacer lo que es justo delante de Dios, es buscar siempre la verdadera felicidad de ella. ¿Entendiste André?"

5. André muy pensativo, con semblante triste y con voz casi llorando, preguntó, ¿Y cómo puedo cumplir todo eso? Yo solo puedo hacer lo malo."

6. Don Bernabé le dijo: "Es verdad que ninguno puede obedecer por sí solo, pero si Dios te une a Jesús, Él hará que seas un niño que honres a tu mamá. Si deseas verdaderamente honrar a tu mamá, habla con Jesús, pídele perdón sincero por tus pecados, dile que quieres que te limpie, que quieres aborrecer lo malo y amar lo bueno, cuéntale todo sin guardar nada, dile que tú no puedes honrar a tu mamá como Él ordena, pero que si Él te ayuda, si Él opera en ti, sin duda lo harás. André, Jesús vino a buscar lo que se había perdido, Él descendió del cielo para salvar a pecadores como nosotros, el vino a pagar el precio del pecado de su pueblo. En la cruz Él recibió el tormento eterno por su pueblo, pero Él no quedó muerto, Él resucito para darnos vida nueva." Luego don Bernabé sacó un papel donde estaba escrito un compromiso de un hijo que quiso honrar a su mamá. Le dijo: "André, si Dos te une a Jesús, entregua este papel a tu mamá, como un compromiso delante de Dios de que la honrarás."

7. André salió de la presencia de don Bernabé muy pensativo, luego miró el papel y después de leerlo se sentó en una piedra. Entonces habló con Jesús: "Señor Jesús, me estoy sintiendo muy mal por todo lo que he hecho sufrir a mi mamá, me siento sucio, por favor, Señor, si quieres tú puedes limpiar toda mi maldad. Quiero que me unas a ti, porque no quiero seguir siendo ese niño que solo trae dolor a mi mamita, quiero desde hoy honrarte, honrando a mi mamá." El niño, habló muchas cosas con Jesús, y luego caminó hacia su casa.

8. Al llegar, su papá vio que André no traía ningún regalo. Como sabía que le niño no era de confianza, con enojo le preguntó: "¿Y dónde está el regalo? ¿Qué hiciste con el dinero? No me digas que lo gastaste en otras cosas" André metiendo la mano en el bolsillo para sacar el dinero dijo a su papá: " No papá, aquí está tu dinero, fue que encontré un regalo que no me costó dinero y que es infinitamente mejor que cualquier reglo material" y al ver a su mamá la abrazó fuertemente y sin poder aguantar más, lloró y le dijo: "Mamita, por favor perdóname por todo el sufrimiento que durante toda mi vida te hice pasar, ya le pedí perdón a Jesús por mi maldad y a partir de hoy, con la ayuda de Dios quiero honrarte mamita. Aquí está, en este papel mi compromiso, quiero, mamita, que lo pegues en la pared para que cuando yo piense hacer lo malo, me recuerdes que una de las maneras de agradar al Señor es honrándote mamíta, ese es mi regalo del día de las madres, mamita" doña Rebeca, abrazando fuertemente al niño, dijo llena de felicidad: Este es el verdadero regalo que yo esperaba."

Compromiso de André
Amada madresita:

A. Algunas motivos por los cuales yo te debo honrar son:

1. porque es la orden de mi creador. Ex. 20:12
2. Porque, juntamente con mi padre, fue el instrumento que Dios usó para traerme a este mundo. Pr. 31:2
3. Porque, juntamente con mi padre, son la primera autoridad que Dios me dio, y Él dice que yo debo obedecer a las autoridades. Ef. 6:1-3; Ro. 13:1

B. Algunas formas como yo te debo honrar, son:

1. Obedeciéndote en todo cuando estés presente o ausente. Col. 3:20
2. No agrediéndote ni física ni verbalmente. Pr. 19:26; 20:20
3. Actuando honestamente. Pr. 28:24
4. No despreciándote. Pr. 23:22
5. No burlándome de tí. Pr. 30:17
6. Ayudándote en todo lo que pueda. Mt. 15:4-6; 1 Ti. 5:8
7. Buscando siempre hacerte feliz. Pr. 23:25

C. La forma como yo te puedo honrar es: Unido a Jesús, mi Señor y Salvador, pues sin Él no podré cumplir lo que hoy me propongo. Jn. 15:1-7

Volver