"...el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció" 2 P. 2:9

Introducción

Aunque las personas se consideren libres, todos los seres humanos somos esclavos o siervos de algo y de alguien. Solo hay que mirar superficialmente para darnos cuenta de ello. Personas que terminan haciendo cosas hasta ridículas para agradar a otro, personas esclavas de los vicios, del deseo de fama, de la moda, del deseo de poder, de religiones, de la música, de la T.V. de internet, del teléfono, etc. ¿Será que aún existe la esclavitud de humanos? ¿Existe alguien que no vemos detrás de la esclavitud? ¿Toda esclavitud es perjudicial?

I. Definición de esclavo
Persona que por estar dominado por otro o por algo carece de libertad.

II. Tipos de esclavitud

A. Física. Aquí hablaremos de hombres como propiedad oficial de otro hombre. No existe una fecha cierta de la época en que los hombres se hacían propiedad o propietarios de otros hombres, pero los pueblos de la Mesopotamia, antes del año dos mil antes de Cristo ya practicaban la esclavitud. La esclavitud apareció inicialmente como resultado de las guerras, el pueblo que era vencido pasaba a ser propiedad del vencedor, pero no era la única forma. Países de repente mudaban sus normas y tomaban como esclavos a los extranjeros que vivan en su territorio, como ocurrió con Israel. Hubo personas que se vendían como esclavos para poder sobrevivir. Los prestamistas tomaban como esclavos a las personas o familiares de las personas que no les podían pagar sus deudas. Los ladrones que no podían pagar el hurto cometido eran vendidos para pagar el perjuicio. El primer anuncio de esclavitud en la Biblia fue hecho por Noé cuando su hijo lo deshonró, ahí el patriarca proféticamente anunció que los cananeos serían siervos de los semitas y de los descendientes de Jafet (Gn. 9:25-27) La primera persona que se registra como dueño de otros hombres es Abraham (Gn. 12:5) y el último país en abolir la esclavitud fue Mauritania en el año de 1980, pero aun así este país africano continuó traficando con seres humanos hasta que en el año 2007 fue penalizada. La esclavitud física continúa de forma ilegal y disfrazada, especialmente en el tráfico de personas para la explotación sexual.


B. Espiritual. Por lo que la persona piensa, habla y hace se puede saber quién o qué lo está gobernando. Existen dos clases de esclavitud.

1. Esclavitud de las tinieblas. Está compuesta por tres esclavizadores.

a. Mundo. No estamos hablando del mundo físico o material, hablamos del sistema invisible de maldad que se opone a todo lo que es Dios. Para todas las áreas del hombre el mundo tiene sus normas, que de manera sutil o directa atacan las Escrituras. Dichas normas procuran satisfacer alguna área carnal del hombre, de ahí su éxito como esclavizador. (1 Jn. 2:15-17; Stg. 4:4-5)

b. Satanás y sus ángeles. Querubín que fue creado para proteger, pero que desde su rebelión se dedica solo a destruir. Todos los hombres que aún no han nacido de nuevo, quieran o no, entiendan o no, acepten o no, son sus esclavos. Es también conocido como el príncipe de este mundo. (Jn. 12:31; Ef. 2:2; 2 Ti. 2:26)

c. Naturaleza adámica o pecaminosa. Condición espiritual heredada de nuestro padre Adán, la cual recibimos en el instante en que somos engendrados. En esta condición todas las áreas espirituales del hombre para hacer el bien están completamente muertas. (Ro. 5:12; Sal. 58:3; Ef. 2:1; Jn. 8:34)
* ¿Cómo sabe la persona que es esclavo de las tinieblas? Cuando la persona dice que no cree en Dios, o rechaza la Biblia, sabemos que es esclavo de la tinieblas. Pero acontece que la mayoría de personas que son esclavos de las tinieblas dicen creer en Dios y amarlo, se deleitan en sus promesas y muchos tiemblan cuando saben de sus terribles juicios, y hasta miran la Biblia como un libro sagrado, incluso la usan, pero sus actos, especialmente su vida privada, no se ajustan a la Palabra de Dios (Lc. 6:46; Jn. 14:24; Stg. 2:19) Sus pensamientos buscan solo lo temporal, lo que satisface a a la carne (Mt. 6:31-32; Hb. 11:25b) su camino es el ancho y espacioso, donde en todo su trayecto está lleno de la feria de las vanidades: codicia, vicios, placeres carnales, ocultismo, religiones con falsa piedad que le prometen el cielo y la tierra, etc. (Mt. 7:13; Gál. 5:18-21; Col. 2:21-23) Pero aunque el esclavo de las tinieblas parezca feliz, en realidad no goza de paz interior, es como un mar agitado que no se puede calmar (Is. 57:20-21) Si no es feliz, ¿por qué no se libera de esa esclavitud? Porque la persona no tiene la capacidad para hacerlo, no entiende cómo hacerlo y lo peor no desea hacerlo, porque el pecado es como una fruta venenosa pero irresistible. La persona puede hasta saber cuál fruta lo está matando, pero es tan deleitosa para él que no puede dejar de comerla (Ro. 8:7-8; 1 Co. 2:14; Jer. 13:23; 2 Ti. 3:13; Pr. 10:23; 14:9; 23:29-35) El final lamentable del que perece en tinieblas es la separación definitiva de Dios (1 Co. 6:8-9; Ap. 21:8)

2. Esclavitud de la luz. Es estar completamente libre de la esclavitud de las tinieblas. Es estar espiritualmente vivo. Para esto es obligatoriamente necesario estar unido a Dios, el nuevo Amo y Señor (Ro. 6:16-22)

a. ¿Qué se requiere para estar en la luz? Se requiere que alguien liberte al esclavo de las tinieblas y pague el precio del rescate. Nuestro Señor Jesucristo es el único Libertador y Redentor. Él venció al mundo, venció a Satanás y crucificó junto con Él al viejo hombre. El pagó el rescate de muchos, no con oro o plata o piedras preciosas sino con su propia sangre, es decir, con su propia vida. Por ello todo aquel que es unido por el Padre a Jesús queda completamente libre de la esclavitud de las tinieblas y es hecho siervo de la Luz (Jn. 16:33; Hb. 2:14-15; Ro. 6:6; Jn. 8:32,36; Ro. 6:23; 1 P. 18-19; 2:24-25)

b. ¿Qué característica presenta el siervo de la luz? Una dependencia de Dios y una búsqueda continua de santidad ajustada a la Palabra de Dios. (1 Jn. 3:1-9)

c. ¿Qué cuidados debe tener el que es esclavo o siervo de la Luz? Aunque esta persona jamás volverá a ser esclavo de las tinieblas, no debe olvidar que aún está en el mundo, que el Enemigo lo atacará con sus dardos de fuego, y que aunque ya no es dominado por la carne, el viejo hombre está presente en su vida con todo su arsenal de maldad. Por tanto, debe vigilar para no ser seducido y envuelto en cosas que ofenden a Dios, trayendo así su disciplina. Aun de las cosas que en sí mismas no son pecaminosas no debe dejarse dominar (Mt. 26:41; Gál. 5:1; 1 Co. 6:12; 10:23; 1 P. 2:11; 5:8)

d. ¿Cuáles son los resultados de ser esclavos de la Luz? Aunque en este mundo pase por muchas pruebas, puede gozar de la paz de Dios que sobrepasa todo humano entendimiento, y luego de la muerte una felicidad plena y eterna (Ro. 5:1; Fil. 4:6-7; Ro. 8:28-39; Fil. 1:23; 1 Ts. 4:16-17)

III. Pregunta obligatoria
Por la forma como piensas, hablas y actúas, ¿de quién eres esclavo? ¿De las tinieblas?_____ ¿De la Luz? _______

IV. Invitación
Sé que si eres esclavo de las tinieblas tu vida no es feliz, no tienes paz, no puedes pensar con tranquilidad en el momento de tu muerte, sé que tienes miedo de que llegue ese momento. Por eso, y aunque no puedas, no entiendas ni desees salir de la esclavitud de las tinieblas en la que has permanecido desde que fuiste engendrado, Jesús te dice: "venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os hare descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallareis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga" (Mt. 11:28-30)

Conclusión
"Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad" 2 Co. 17

Volver