¿Dios se arrepiente?

En las Escrituras encontramos que Dios se arrepintió. Lo leemos en no menos de dos ocasiones. (Foto: Filot/Flickr)

 

 

 

La primera, cuando se refiere a la perversidad del hombre poco antes del diluvio, dice la Escritura: “Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.” (Gn. 6:6), también algo similar dice de la rebeldía de Saúl: “…y Jehová se arrepentía de haber puesto a Saúl por rey sobre Israel.” (1 Sm. 15:35). La segunda, cuando en varias ocasiones no aplicó el castigo que Israel merecía, dice: “Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo.” (Ex. 32:14) y Jer. 15:6 “…estoy cansado de arrepentirme.” Pero también dice la Escritura de Dios: “Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿Y no hará? Habló, ¿y no ejecutará?” (Nm. 23:19) ¿Qué significa que Dios se arrepintió, y cómo conciliarlo con que Dios no se arrepiente?

 

Qué no significa:

No significa que Dios experimentó el mismo arrepentimiento de un pecador. Si alguien nos pregunta qué es el arrepentimiento, le decimos: “El arrepentimiento es una obra del Espíritu Santo convenciendo a la persona de pecado. Lo convence de lo depravado que ha sido y que es; de lo perverso y ofensivo que es el pecado a Dios, y lo mortal para su alma; le decimos que le hace experimentar repudio de sí mismo y el deseo y la búsqueda de ser purificado de toda maldad.” Pero decir que esta definición se puede aplicar para el arrepentimiento de Dios es una blasfemia, porque el Dios de las Escrituras es Santo, Él no tiene pecado, no puede pecar, no siente deseo de pecar, abomina y experimenta ira santa y eterna por el pecado, ira tal que creó el infierno para castigar a satanás y a sus ángeles, y también a todo aquel que muere sin ser purificado por la sangre de Cristo.

No significa que Dios quedó frustrado porque la creación se salió de su control. Los que creen en el libre albedrío pueden ver en estos textos, (Gn. 6:5; 1 Sm. 15:35) al hombre saliéndose del control de Dios y a Dios viendo frustrados sus propósitos, porque el hombre “no le da permiso a Dios para enderezar sus pasos”. Creer que los propósitos de Dios fueron frustrados, que los detalles de la historia de eternidad a eternidad no están absolutamente planeados y controlados por Dios, es una forma de decir que Dios no es Soberano, Todopoderoso, Inmutable, etc, es igual a decir que Dios no es Dios. Las Escrituras registran que la caída del hombre y sus consecuencias estaba planeada; de otra manera Ro. 8:20 no diría: “porque la creación fue sujeta a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujeto en esperanza.” y hablando de judíos y gentiles dice en Ro. 11:32 “porque Dios sujetó a todos a desobediencia, para tener misericordia de todos.” ¿Cuál ha sido el pecado más abominable que la humanidad ha cometido? Dar muerte al Rey de Gloria, ¿verdad? Pero las Escrituras dicen que fue planeado en la eternidad pasada. (Hch. 2:23; 4:27-28; 1 P. 1:17-21)

Cuando dice que: “Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo”, no significa que el dejar de dar el castigo altera el plan soberano de Dios. Soy consciente de que en nuestra mente no lo podamos conciliar, como muchísimas cosas que la Biblia habla, por ejemplo, ¿alguien podría explicarme cómo Cristo literalmente cargó mis pecados cuando yo ni existía aún? O, ¿Cómo Cristo recibió el castigo eterno en unas cuantas horas? No tiene lógica matemática ni de ninguna otra clase, pero es verdad. Dice el Soberano del universo, para que no dudemos de que todo está planeado: “Que anuncio lo porvenir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y hare todo lo que quiero;” Is. 46:10

 

Qué sí significa

Las expresiones: “Y se arrepintió Jehová de haber hecho al hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.” (Gn. 6:6), “…y Jehová se arrepentía de haber puesto a Saúl por rey sobre Israel.” (1 Sm. 15:35), como se dijo, no quiere decir que el plan de Dios fracasó. Pero, aunque todo el curso de la historia, con los más mínimos detalles fue planeada por Dios, Dios es sensible al pecado, entonces, sin lugar a dudas, tal reacción de Dios es una manifestación de cómo el pecado del hombre entristece a Dios, de como Dios se duele del pecado, porque que Él es santo y sin mácula, eso lo encontramos en toda la Biblia. A ese tipo de arrepentimiento o dolor le sigue su inminente juicio para la gloria de su santidad. Pero es posible que aun alguno esté dudando, y pensando que esto más parece a un fracaso que a una manifestación de dolor, para esa persona ruego que escuche: “Todas las cosas ha hecho Jehová para sí mismo, Y aun al impío para el día malo.” Pr. 16:4

La expresión “Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo.” (Ex. 32:14), no es tampoco una mudanza de planos, es una manifestación de su gracia, que resalta los atributos de paciencia y misericordia sin que por su puesto altere el plan de Dios. Dice Nm. 14:18: “Jehová, tardo para la ira y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebelión, aunque de ningún modo tendrá por inocente al culpable…

 

¿Cómo conciliar el que por un lado se diga que Dios se arrepintió, con que Dios no se arrepiente?

Como se dijo, el arrepentimiento de Dios es una manifestación ya sea de su santidad o de su gracia, pero cuando la Escritura dice que Él no se arrepiente está expresando exactamente eso, su inmutabilidad, y, de hecho, resaltando todo lo que se ha venido diciendo, que todo cuanto el planeo se ejecutará.

Cualquier acción de Dios debemos interpretarla a la luz de todos sus atributos revelados y no a la luz de nuestros razonamientos. Esto nos evitará pensar y hablar cosas erradas que Dios.

 

- ♦ -

 

Volver