La Gracia de Dios, la fe y el arrepentimiento anthony_goto/Flickr

Dios da lo que pide. Pide justicia, y Cristo la pagó en la cruz. Pide vida, y el Espíritu Santo vivifica a los muertos en pecado.

Manda que todas las personas se arrepientan de su pecado y crean en Jesucristo, único Salvador, y obra en ellas la fe y el arrepentimiento. Gracia sobre gracia, pero claro, esta gracia se hace eficaz siempre y solamente según la voluntad libre de Dios mismo. Dependemos de Él; miremos hacia Él.

No vaya a entender mal. Por un lado, no cabe la presunción como si uno no tuviera nada que hacer. Si bien Dios da, a la vez, Dios pide respuesta. La persona que no cree ya ha sido condenada, porque no ha creído en el unigénito Hijo de Dios. El que no cambie de parecer para lamentar y abandonar su pecado, y que no tenga su confianza en el único Salvador, se pierde. Está perdido.

Arrepentimiento para con Dios: requisito para el perdón de pecados
Pecado: lo que va contrario a la ley de Dios
Fe en el Señor Jesucristo: requisito para el perdón de pecados
Redención: lo que Cristo obró para lograr el perdón de pecados

Volver