Hastiado de sus propios consejos Bs0u10e0/Flickr

La gente actúa mal: molestias, trancones, peleas, atracos...


¡Cómo nos quejamos de ello! Bien entendemos que detrás de las desgracias de nuestros tiempos, existe cierto enfoque filosófico. ¿Será este el mismo que usted tiene? Fácilmente sin darse cuenta, uno critica en otros los frutos de la filosofía que uno mismo sigue. El enfoque que casi todos tienen es el derecho de creer y hacer según su propio parecer.

Existe un enfoque diferente, y ¡cómo nos gustaría tener la oportunidad de explicárselo! Es el que da la Sagrada Biblia. Su veracidad queda confirmada por el fracaso de los enfoques que la rechazan. En cambio, la confirma el buen fruto para los que la obedecen. Decid a los justos que les irá bien, porque el fruto de sus obras comerán. ¡Ay del impío! Le irá mal, porque lo que él merece se le hará. (Isaías 3:10-11). La Biblia es la voz de Dios diciéndonos cómo son las cosas. La realidad de la vida y del mundo es como Él la constituyó y la mantiene. No ha habido cambios, y no los habrá. Dios dice que las cosas van mal porque el hombre va mal. Nos quejamos de la mala situación, y a la vez, vivimos según la filosofía que la ocasiona.

Te castigará tu propia maldad, y tus apostasías te condenarán. Reconoce, pues, y ve que es malo y amargo el dejar al Señor tu Dios, y no tener temor de mí- declara el Señor, Dios de los ejércitos. Jeremías 2:19

Oye, tierra: he aquí, yo traigo una calamidad sobre este pueblo, el fruto de sus planes, porque no han escuchado mis palabras, y han desechado mi ley. Jeremías 6:19

...Porque odiaron el conocimiento, y no escogieron el temor del Señor, ni quisieron aceptar mi consejo, y despreciaron toda mi reprensión; comerán del fruto de su conducta, y de sus propias artimañas se hartarán. Proverbios 1:29-31

Pero Jesucristo es el Salvador. Por tanto,... sabed que por medio de Él os es anunciado el perdón de los pecados; y que de todas las cosas de que no pudisteis ser justificados por la ley de Moisés, por medio de Él, todo aquel que cree es justificado. Hechos 13:38-39

Volver