Cómo somos CC BY icon.svg

Gracias por su interés en conocernos. Tenemos algunas creencias y prácticas diferentes de las otras iglesias cristianas, y por eso a continuación señalamos cuales son, para que usted nos conozca.

Aquí no intentamos defender o explicar en detalle estas diferencias, pues para eso será mejor charlar personalmente con alguno de los pastores.

Presentamos lo que sigue para que las personas que consideren la posibilidad de hacerse miembros de la Iglesia Cristiana Gracia y Amor, puedan hacerlo con pleno conocimiento de lo que somos y creemos, antes de asociarse formalmente. Hay algunos detalles que este documento presenta en los cuales pueden existir dentro de la iglesia diferentes pareceres. En la iglesia hay libertad para charlar estas diferencias. Queremos ser mejor de lo que somos, y si en algunos puntos estamos equivocados, queremos corregirnos. Pero, la persona que se hace miembro debe estar dispuesto a aceptar en principio la iglesia, tal como es. Si al leer este documento se ve en serios desacuerdos, no debe solicitar ser miembro. No debe hacerse miembro con el fin de después intentar lograr cambios. Nuevamente, esto no quiere decir que nos consideramos ya perfectos y que los miembros deben permanecer callados ante las obvias deficiencias que hay. La cuestión es una de discernimiento, prudencia, y espiritualidad para edificar la iglesia sin ocasionar discordias. Queremos el aporte de cada miembro, para cambiar lo que debemos cambiar, pero queremos lograr estos cambios mediante diálogos fraternales, deferentes, y pacientes. Si las opiniones de uno no son aceptadas, esto mismo no debe llevar a separaciones o antipatías. Debe seguir plenamente integrado pese a las diferencias, no dejando que ellas creen descontento desmedido. Claro, en este asunto como en todo, necesitamos de la gracia del Espíritu de Dios para andar en la verdad con amor.

Las creencias y las prácticas de la Iglesia Cristiana Gracia y Amor no son nuevas. Creemos que son bíblicas, y que las mismas han sido las de importantes sectores de la iglesia evangélica a través de la historia del cristianismo.

La Iglesia Cristiana Gracia y Amor comenzó formalmente en Bogotá en el año 1983. Sin embargo, nuestra creencia y nuestra práctica son de larga tradición, pues somos una iglesia en la tradición de la Reforma del siglo 16. Esa misma tiene su fundamento en la iglesia fundada por los apóstoles y profetas en el primer siglo del cristianismo. Nuestra doctrina en su esencia es la que encontró expresión por parte de Agustín de Hipona, el gran teólogo del siglo cuarto, quien ha sido reconocido como determinante de la doctrina en general del cristianismo a través de los siglos. Somos, pues, una iglesia Reformada, reformada porque seguimos en la reforma que los reformadores del siglo 16 llevaron a cabo. Estos encontraron la iglesia cristiana de su tiempo deformada, y con la ayuda de Dios, siguiendo la Palabra de Dios, la reformaron para que tuviera la forma original que ordenó Jesucristo y sus apóstoles.

Para identificarnos más, somos una iglesia Evangélica, pues creemos y vivimos el evangelio. El evangelio no es ni más ni menos que las buenas nuevas de lo que Dios hizo para salvarnos mediante Cristo. Existimos por razón de la obra de Jesucristo, Salvador, quien por medio de su sacrificio en la cruz, se ofreció a sí mismo a Dios para pagar el pecado de su pueblo y para reconciliarnos con Dios. Dio su vida por su pueblo, el cual, mediante la fe en Él y en unión con Él, es constituida su iglesia, su cuerpo. Además, somos una iglesia Bautista. Esto quiere decir que, a diferencia de algunas iglesias evangélicas y reformadas, bautizamos sólo a los creyentes en Cristo. Esto excluye el bautismo de los bebés y niñitos. La Palabra “bautista” identifica otra práctica, la de tener cada iglesia como independiente de las demás en cuanto a su administración, si bien mantiene relaciones fraternales y estrechas con muchas otras. Juntas, somos la única iglesia de Cristo, pues no hay sino una sola.

Volver