Fecha del Sermón:
Referencia Bíblica:
Mateo 6:9-13
Serie del Sermón:
Orador:
Notas del Sermón:

 

Primera petición del Padre Nuestro - 1

Pastor Augusto Ramírez, 10 de mayo de 2015

 

Es posible estudiar las peticiones del Padre Nuestro desde varios puntos de vista; de estos se observará la actitud, o el espíritu, a tener en cuenta cuando se ora. En cuanto a la primera petición, ese espíritu es familiar, pero surge una primera pregunta, ¿qué nos dice que Dios es nuestro padre? Porque es padre de algunos, pero no de todos.

Para saber si se es hijo de Dios debe tenerse en cuenta que un hijo de Dios no practica el pecado, si bien cae, no es su deleite. El hijo de Dios, además, ama a su hermano. También hay señales claras para ver si no se es hijo de Dios, como se verá en el sermón. Y, ¿cómo se convierte Dios en nuestro padre? Esto es mediante la fe en Cristo.

¿Cómo sabemos que Dios es nuestro padre? 1) si tenemos la actitud de llorar por nuestro pecado; 2) si amamos a Dios, lo cual se ve en resultados visibles, como guardar el día de reposo; 3) porque se tiene el Espíritu. El resultado de estas tres pruebas nos puede dar certeza de que somos hijos, veríamos así su bondad.


 

Pasaje central: Mateo 6:5-13 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

5 Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 6 Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. 7 Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. 8 No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis. 9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. 10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. 12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. 13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

 

Juan 8:39-47 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

39 Respondieron y le dijeron: Nuestro padre es Abraham. Jesús les dijo: Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais. 40 Pero ahora procuráis matarme a mí, hombre que os he hablado la verdad, la cual he oído de Dios; no hizo esto Abraham. 41 Vosotros hacéis las obras de vuestro padre. Entonces le dijeron: Nosotros no somos nacidos de fornicación; un padre tenemos, que es Dios. 42 Jesús entonces les dijo: Si vuestro padre fuese Dios, ciertamente me amaríais; porque yo de Dios he salido, y he venido; pues no he venido de mí mismo, sino que él me envió. 43 ¿Por qué no entendéis mi lenguaje? Porque no podéis escuchar mi palabra. 44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. 45 Y a mí, porque digo la verdad, no me creéis. 46 ¿Quién de vosotros me redarguye de pecado? Pues si digo la verdad, ¿por qué vosotros no me creéis? 47 El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios.

El reproductor requiere que JavaScript esté activado.
Volver