Fecha del Sermón:
Referencia Bíblica:
Deuteronomio 24:1-4
Serie del Sermón:
Orador:
Notas del Sermón:

 

Divorcio, ¿qué dice Dios? - 2

Pastor Augusto Ramírez, 28 de septiembre de 2014

 

La Biblia es consistente afirmando que el matrimonio es permanente, lo dice de principio a fin. Esto, dado que el matrimonio se hizo para reflejar la relación entre Cristo y su iglesia. Así entonces, el divorcio no tiene fundamento. El Señor nunca mandó el divorcio, porque no es salida a nada.

Para muchos existe quizás un pasaje que sí justifica el divorcio. Este es Deuteronomio 24:1-4. Tanto así, que los judíos de la época del Señor Jesucristo, llegaron a proclamar que era lícito divorciarse por cualquier razón, con el único requisito de dejar una carta de repudio.

El análisis del pasaje exige ir hasta el idioma original Hebreo, para ver que en realidad Moisés en ningún momento dio un mandato en cuanto a cómo divorciarse, sino que como dice Cristo en el sermón del monte, lo permitió en un único caso, esto es, el adulterio, y lo reguló, para enfatizar precisamente la importancia del matrimonio, y por la dureza de corazón del pueblo.


 

Pasaje central: Mateo 5:31-32 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

31 También fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, dele carta de divorcio. 32 Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio.

 

Deuteronomio 24:1-4 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

1 Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, si no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio, y se la entregará en su mano, y la despedirá de su casa. 2 Y salida de su casa, podrá ir y casarse con otro hombre. 3 Pero si la aborreciere este último, y le escribiere carta de divorcio, y se la entregare en su mano, y la despidiere de su casa; o si hubiere muerto el postrer hombre que la tomó por mujer, 4 no podrá su primer marido, que la despidió, volverla a tomar para que sea su mujer, después que fue envilecida; porque es abominación delante de Jehová, y no has de pervertir la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad.

El reproductor requiere que JavaScript esté activado.
Volver