El reproductor requiere que JavaScript esté activado.

 

La sexualidad dentro de la perpetuidad y la ética del matrimonio

Pastor Jorge Enrique Castañeda, 23 de agosto de 2014

 

Primera parte: sobre la perpetuidad del matrimonio.

Se comenzará explicando porqué se afirma que el matrimonio es perpetuo en esta era. Entendiendo por era el tiempo que va hasta la segunda venida de Cristo. Además, se comenta sobre los esfuerzos de la sociedad actual para decir que no es así, y por tanto, razonando consecuentemente, para qué se tendrían reglas morales. Contrario a esto, 1) se afirmará que el matrimonio es el único campo donde se desarrolla la sexualidad; 2) que entender el propósito, las lineamientos y los límites, dará, por implicación, entendimiento con respecto al sexo; 3) que la obediencia a la ley de Dios con respecto al matrimonio no se limita sólo a los actos, sino también a las intenciones.

El pasaje central (Gn. 1:26-2:25), conocido como las ordenanzas de la creación, servirá para estudiar la perpetuidad del matrimonio. El Señor, en este pasaje, da la ley para su pueblo, en forma de semilla, y no aún escrita, como ocurrió en el monte Sinaí. Todo lo que ocurre en el edén es la base de la ley moral de Dios, por tanto sus términos no vencen, y es para todo el mundo. Se verá cómo otros pasajes acerca del matrimonio apelan a la institución de este en el jardín de edén.


 

Volver