BoletinJul2012 Michael Coghlan/Flickr

 Considere los siguientes puntos:

1. Nos hacen reflexionar sobre quién es Jesucristo, y estudiar las Escrituras para poder conocerlo. Algunos creyentes por nada son persuadidos a estudiar y asimilar la verdad bíblica en cuanto a Jesucristo, su identidad y su obra. Un impedimento para lo anterior es la situación en que vivimos, llena de horarios largos de trabajo, de trancones, de múltiples exigencias, y de tentaciones a dedicar más tiempo de lo necesario a cosas de menor valor (o a cosas malas). Sí, encontramos tiempo para "lo necesario", pero no logramos persuadirnos de que es necesario también conocer al Dios verdadero y a Jesucristo a quien Él ha enviado, también verdadero Dios.

2. Los Testigos de Jehová sirven como castigo de Dios sobre quienes no quieren investigar la Biblia a fondo, y, que por lo tanto, caen en el engaño y la condenación del error. ¡Cómo sufren (sin saberlo) los que se dejan engañar! Pues, los que no tienen a Jesucristo tal como es, es decir, como Dios, no tienen esperanza ninguna.

3. Los Testigos de Jehová nos llevan a comparar el evangelio bíblico con el supuesto evangelio que ellos proclaman, y a ver claramente las glorias de la gracia de Dios en comparación con las malas noticias de tener que ser salvos por nuestras propias obras. Los Testigos de Jehová son otro caso del pelagianismo, un error que persiste a través de los siglos porque es inherente en el corazón no convertido, y que dice que el hombre no es totalmente caído, sino que tiene poder para salvarse a sí mismo.

4. Los Testigos de Jehová nos dan ejemplo de celo en cuanto a evangelizar y propagar lo que creemos. Equivocados son, sí; actúan sin prudencia y sabiduría; son tercos para molestar a la gente. Sí, así son, pero a la vez, son persistentes y constantes en propagar lo que creen. Podemos mejorar mucho en esto, ¿no le parece?

5. Los Testigos de Jehová nos advierten a no caer en el error de juzgar las cosas según la estadística. Tienen mucha gente, sí, pero la cantidad de gente que cree algo no es la medida para saber si esa cosa es la verdad o no. Sabemos la verdad por medio de la Biblia, no por medio del parecer de la gente.

6. Los Testigos de Jehová son un ejemplo de cómo el error, mostrado claramente ya en el pasado como error, sin embargo vuelve a presentarse como cosa fresca y de progreso. Un mayor conocimiento de la historia nos libra de caer desprevenidos e ingenuos, como ciegos en las garras de las supuestas "novedades" que a cada rato y por todas partes pululan en el escenario religioso y evangélico. El error de los Testigos de negar que Jesucristo es en verdad Dios, ha sido condenado repetidamente a través de los siglos por los más sinceros y eruditos estudiosos de la Biblia.

Otras muchas doctrinas y sectas que infectan nuestro ambiente prestan el mismo servicio de los puntos que acabamos de detallar, pensando en los Testigos. ¡Pero, cuidado! Que no dediquemos tanto tiempo refutando enseñanzas falsas, que entonces no dediquemos el tiempo suficiente a promover y celebrar la verdad en todas sus dimensiones. ¡Cuán hermosos, cuán gloriosos son el Señor, su mundo, y su salvación! Gracias a Dios por los Testigos, pues con sus muchos errores, nos estimulan a tener y vivir la verdad.


 

Volver