BoletinMay2014 European Parliament/Flickr

A continuación, presentamos unos apartes sacados de internet, los cuales analizan la figura que desde hace más de un año (cuando fue nombrado Papa de la Iglesia Católica Romana)

, casi sin excepción ha resultado admirada. Como cristianos que seguimos la Biblia, ¿qué debemos pensar?

...el hecho es que él (Papa Francisco), como hijo de la Iglesia Católica Romana y como el líder de la Iglesia Católica Romana, sigue comprometido con un falso evangelio que insiste en las buenas obras, como condición necesaria para la justificación. Él es la cabeza de una iglesia falsa que se opone al verdadero evangelio de la salvación por la gracia mediante la fe en Cristo solamente. Las cuestiones doctrinales fundamentales que dividían el protestantismo del catolicismo en la época de la Reforma, se mantienen en la actualidad. Las cuestiones doctrinales fundamentales que obligaron a Roma a emitir sus anatemas contra el protestantismo no se han modificado. Roma sigue plenamente comprometida con un evangelio que no puede y no va a salvar ni una sola alma. Este evangelio falso condena oficialmente a los que creen otra cosa: Si alguno dijere, que el pecador se justifica con la sola fe, entendiendo que no se requiere otra cosa alguna que coopere a conseguir la gracia de la justificación; y que de ningún modo es necesario que se prepare y disponga con el movimiento de su voluntad; sea anatema. La doctrina católica afirma que la justificación se infunde en una persona a través del sacramento del bautismo. El Catecismo Católico explica: “La justificación se ha merecido para nosotros por la Pasión de Cristo. Nos es concedida mediante el Bautismo. Nos asemeja a la justicia de Dios, que nos justifica”.

Sin embargo, según esto, esta justificación no es una declaración judicial por Dios, sino el comienzo de un proceso permanente de conformidad. Es insuficiente para salvar a una persona sin la adición de las buenas obras. Esta infusión de la justicia permite a una persona hacer las buenas obras que la justificación completa. Y, esta justificación se puede disminuir o incluso perder a través de los actos pecaminosos y, en tales casos, se debe renovar y recuperar a través de la confesión, a través de la Eucaristía, y por medio de las buenas obras. Aquellos que se les ha concedido la justificación finalmente merecen el cielo sobre la base de las buenas obras habilitadas por esa justificación. Una vez más, según el Catecismo: Podemos, por tanto, esperar la gloria del cielo prometida por Dios a los que le aman y hacen su voluntad. En toda circunstancia, cada uno de nosotros debe esperar, con la gracia de Dios, ‘perseverar hasta el fin’ y obtener el gozo del cielo, como eterna recompensa de Dios por las obras buenas realizadas con la gracia de Cristo.” Este es otro evangelio, un evangelio falso, que añade mérito humano como un complemento necesario a la obra de Cristo. Francisco también sostiene que María es mediadora y corredentora con su hijo Jesús, que la Escritura es insuficiente y debe contar con la tradición de la iglesia agregada a él, que incluso los cristianos que mueren pueden tener que soportar el purgatorio, que Cristo es sacrificado de nuevo cada vez que se celebre la Misa, y así sucesivamente. Pero ninguna falsa enseñanza es más escandalosa que la negación de la justificación por la gracia a través de la fe solamente.

La Biblia insiste en que somos justificados por gracia mediante la fe en Cristo solamente y aparte de todo esfuerzo humano. “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe. Y esto no es de vosotros, pues es don de Dios, no por obras, para que nadie se gloríe” Efesios 2:8-9. Si bien podemos estar de acuerdo con Roma en la necesidad de las buenas obras, hay que insistir, junto con los escritores del Nuevo Testamento, que tales obras son el fruto de la justificación, y no juegan ningún papel en la base de nuestra justificación. Tito 3:4-8 El evangelio de Roma no es el evangelio de la Biblia y, por lo tanto, debe ser resistido y rechazado.

Leer más en http://elevangeliosegunjesucristo.blogspot.com/2014/04/los-falsos-maestros-el-papa-francisco.html Tim Challies, Abril, 2014


 

Volver