La gracia irresistible 

Danilo y sus hijos. (IV)


Danilo enseñando a sus hijos sobre la gracia irresistible.

“…y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna” Hch. 13:48

 

1. Sara y Samuel meditan sobre lo aprendido. Sara le dijo a Samuel: hermano, lo que mi papito nos ha enseñado en estos días me han hecho pensar mucho. ¿Quieres recordar conmigo? Aprendimos que el hombre llega muerto espiritualmente y que por ello no puede, no entiende ni desea hacer el bien que Dios exige, por tanto no se puede salvar. Aprendimos que es Dios quien elige a los que van a estar con Él por toda la eternidad y que esta elección fue hecha en la eternidad pasada. Ayer aprendimos que de todas formas, aunque sean elegidos, tienen que entrar al cielo siendo santos, que tienen que obedecer la ley, que no tienen que tener pecado, que tienen que pagar el salario del pecado, que tienen que nacer de nuevo. Pero como no pueden, entonces necesitan de alguien que haga todo eso por ellos, de un substituto perfecto. ¿Qué seguirá luego?

2. Danilo se reúne nuevamente con sus hijos. Luego de tomar un delicioso jugo de mango con leche preparado por la mamá, les dice. Bueno hijitos, Dios ya eligió un pueblo, ¿cierto? Sí, respondieron los niños. - Jesús ya lo hizo todo por ellos, ¿de acuerdo? - sí, respondieron los niños. - Hoy vamos a ver cómo Dios aplica la salvación alcanzada por Cristo en favor de los elegidos, ¿están listos a escuchar? ¿Recuerdan que Cristo resucitó para que los elegidos nacieran de nuevo? Si, respondieron los niños. - Pues es ese el tema de hoy, es esa la manera como Dios aplica la salvación alcanzada por Cristo.

3. Danilo explica como ocurre el nuevo nacimiento. Niños, Dios hace que las personas escuchen la Palabra de Dios, y a todo aquel que es escogido y por el cual Cristo dio su vida, si es el día de su salvación, el Señor envía el Espíritu Santo y lo crea de nuevo, lo resucita espiritualmente, no importa lo que la persona esté haciendo en ese momento, muchos que han nacido de nuevo cuentan que cuando Dios les dio nueva vida, hasta estaban haciendo cosas malas, por ejemplo hubo un hombre que se burlaba de un predicador, y un día para hacer reír a la gente se subió a una mesa y comenzó a imitar al predicador, pero Dios usó en ese momento la verdad que en burla estaba predicando y lo hizo nacer de nuevo. Aunque él se estaba burlando de Dios y no deseaba nada con Él, no se pudo resistir a ser creado de nuevo, porque estaba muerto.

4. Danilo dice lo que acontece en ese momento. Pero quiero que miren esta lámina para que sepan lo que sucede cuando la salvación realizada por Cristo se aplica al elegido, o sea cuando una persona es nacida de nuevo, para que sepan que aconteció con el hombre que se burlaba del predicador:
a. Recibe un nuevo espíritu.
b. Recibe un nuevo corazón.
c. Sus ojos y oídos espirituales son abiertos.
d. El Espíritu santo entra a vivir para siempre dentro del elegido.

5. Danilo explica los resultados del nuevo nacimiento. Después de mirar tantas cosas preciosas que Dios hace en el elegido, miremos en esta otra lámina los resultados de recibir esa nueva vida.
a. La persona, por la presencia del Espíritu Santo, comienza a obedecer. Ahora si comienza a hacer el bien que Dios ordena, ahora si entiende cómo hacer el bien y ahora sí con toda su alma desea hacer el bien ordenado por Dios.
b. Se arrepiente de sus pecados y se convierte a Jesús. El día que el que se burlaba del predicador fue creado de nuevo, su riza se convirtió en tristeza y lloró, y desesperadamente pedía perdón.
c. Se hace efectivo su perdón, la limpieza y el olvido de sus pecados. Piensen hijitos, en lo gratificante que es saber que Dios nos perdona todo pecado, nos limpia y olvida. Samuel dijo: papi, ¿aún aquel odio que sentí por mi hermana?- todos, Samuelito, todos, dijo Danilo.
d. Recibe la potestad de ser hechos hijos de Dios. Hijitos, no solo es adoptado como hijo de Dios, también se le da la capacidad o potestad de actuar como hijo de Dios.

6. Danilo hace la aplicación sobre el nuevo nacimiento. Hijitos, ¿recuerdan que el primer día estudiamos sobre Manasés y sobre Saulo? ¿Recuerdan que ambos aunque distintos en su forma de actuar eran muy malos? Los niños respondieron: si, fueron muy malos. -Pues miremos que pasó con ellos, dijo Danilo:

a. Manasés. Aunque escuchó la Palabra de Dios, no quería arrepentirse, porque estaba muerto, pero Dios hizo que los asirios lo llevaran preso, y estando en la cárcel, por medio de la palabra de Dios que él ya había escuchado, envió su Espíritu Santo y creó espiritualmente de Nuevo a Manasés, ahí él se convirtió en una nueva persona por ello se arrepintió de tanta maldad que hizo. Luego Dios hizo que los enemigos lo soltaran, y al volver a Jerusalén las personas se pudieron dar cuenta que aunque físicamente era el mismo, espiritualmente era otra persona, ¿saben por qué se dieron cuenta de que era otra persona? Porque él llegó eliminando sus ídolos, su brujería, y comenzó a adorar a Dios de forma cierta. Manasés era una nueva criatura, las cosa viejas habían pasado ahora todo era hecho nuevo en él.

b. Saulo. Recordemos que Saulo aparentaba ser bueno, no hacía en apariencia tantas cosas malas como Manasés, pero también estaba muerto, por ello persiguió a los seguidores de Jesús hasta la muerte, pero aunque era tan malo, un día cuando viajaba hacia Jericó con el fin de apresar a todos los cristianos, Cristo en una luz se le apareció en el camino y luego de derribarlo le dijo: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Saulo le respondió: ¿quién eres Señor? Jesús le dijo, soy yo, a quien tu persigues, ¿dura cosa te es dar coses contra el aguijón? En ese momento aconteció algo con Saulo, porque él respondió: “¿qué quieres que haga Señor?” Ya no era la misma persona. Saulo había escuchado la Palabra del Señor y el Espíritu Santo había venido a él y lo había creado de nuevo. El odio que tenía hacia Jesús desapareció y a partir de ese momento Saulo abandonó la persecución de los cristianos y se unió a ellos para enseñar la Palabra de Dios.

Manasés y Saulo odiaban al Salvador, pero cuando el Espíritu Santo vino por medio de la Palabra de Dios, los hizo nacer de nuevo y ellos no pudieron impedir que esto aconteciera, ningún muerto puede impedir que Dios lo resucite. ¿Sería que ellos podían volver otra vez a morir espiritualmente? ¿Volverían atrás? Sarita dijo: No se papi, pero quiero saber. Danilo dijo, si mañana aún el Señor no ha regresado o si no acontece algo extraordinario, miraremos qué pasa.

 

Gracia irresistible


Hoy aprendí en la continuación de la historia de Manasés y de Saulo presentada en el primer día:

1. Que aquellos que el Padre escogió en la eternidad, por los cuales Cristo entregó su vida, el Espíritu Santo por medio de La Palabra de Dios les aplica la salvación alcanzada por Cristo haciéndolos nacer de nuevo, creándolos de nuevo. (Jn. 3:3-6; 1 P. 1:23; Gal. 6:15)
2. Que en el nuevo nacimiento el Espíritu Santo:
a. Quita el espíritu muerto y le coloca un nuevo espíritu.
b. Le da un nuevo corazón.
c. le abre los ojos y oídos espirituales.
d. Entra a vivir para siempre en el elegido para que este pueda obedecer la ley de Dios. (Ez. 36:25-27)

 

Preguntas


1. ¿Quién viene a la vida del elegido para crearlo de nuevo? R: El Espíritu Santo.
2. ¿Por medio de qué viene el Espíritu Santo? R: Por medio de la Palabra de Dios.
3. ¿Qué le da el Espíritu Santo al elegido?
a. Un nuevo espíritu.
b. Un corazón nuevo.
c. Le abre sus ojos y oídos espirituales.
4. ¿Qué hace desde ese momento el Espíritu Santo en el elegido? R: Se queda a vivir para siempre.
5. ¿Cuáles son las evidencias de que la persona ha sido creada de nuevo? R:
a. Ahora comienza a obedecer la Palabra de Dios.
b. Entiende el bien que Dios exige.
c. Desea obedecer el bien que Dios exige.
d. Se arrepiente y va a Jesús.
6. ¿Cómo demostró Manasés que había sido creado de nuevo? Porque abandonó su idolatría y sirvió a Dios.
7. ¿Cómo demostró Saulo que había nacido de nuevo? En dejar de perseguir a los cristianos y en unirse a ellos para anunciar a Jesús.
8. ¿Puede alguna persona impedir que el Espíritu Santo lo cree de nuevo? ¿Por qué? R: No, porque está muerto.

César Triana

 

Volver