Para qué debo aprender a leer - 2

Los niños apredieron que debían aprender a leer para saber qué dice la Biblia; y ahora, ¿qué pasará? (imagen: clker)

¡Incluye página para colorear!

  

 

Aprender a leer - página para colorear - 2

Clic en la imagen para descargar la página para colorear.

 

Versículo de referencia:

y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarg:uir, para corregir, para instruir en justicia,
2 Timoteo 3:15-16

 

¿Para qué debo aprender a leer? José y los niños de la escuela - 2

Los niños de la escuela de la vereda Hermon ya sabían que tenían que aprender a leer para leer la Biblia, porque es el libro de Dios, y leyendo la Biblia conocerían la verdad y no serían engañados. ¿Qué acontecerá en la segunda visita de José? Escuchemos.

A la llegada de José a la escuela, el profesor Leonel muy diligente reúne los niños en el comedor, les dice: “Niños, sobra decir que tienen que portarse respetuosamente. Aprovechen al máximo esta visita de José.” Luego le dijo a José “Que Dios lo use,” José respondió: ‘Gracias profesor Leonel.”

“Niños, muy buenos días,” saludo José. “Buenos días José,” respondieron los niños. “¿Recuerdan que tenían una tarea? ¿Alguien la hizo?” preguntó José. Solo Esdras y la niña más pequeña, la que dijo que quería aprender a leer para saber cómo hacer muchos dulces, el nombre de ella era Luciana. “Vamos primero con Luciana,” dijo José. Luciana dijo: “Mi mamita me ayudo, pero solo me aprendí un pedacito, “Y que desde la niñez has sabido las sagradas Escrituras, mmm Ay no me acuerdo bien de la otra parte… ¿las cuales te pueden volver sabio…? No se más” “Muy bien Luciana, no lo aprendiste todo, pero aprendiste gran parte. Te felicito,” dijo José. Dirigiéndose a Esdras, le dijo: “Bien puedes Esdras,” Esdras dijo: “A mí me ayudó mi papito, dice, “Y que desde la niñez has sabido las sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.” 2 Ti. 3:15. José dijo: “Muy bien Esdras, felicitaciones. Mas al resto de niños que no aprendieron el versículo, les animo para que lo aprendan, también para que se esfuercen en aprender el de hoy. ¿Está bien?” todos los niños movieron su cabeza indicando que sí.

“Niños, ¿recuerden que dijimos que ustedes deben aprender a leer, para que en primer lugar lean la Biblia porque es el libro de Dios, para que leyéndola conozcan la verdad y nadie los engañe? Dije que desde hoy, si Dios lo permite, aprenderíamos algunas razones por las cuales tenemos que leer la Biblia, ¿verdad? Pues hoy vamos es a reforzar que tenemos que aprender a leer, para leer la Biblia porque es el libro de Dios, pero también porque Él hizo muchas cosas para que hoy tengamos su Palabra en nuestras manos. Antes, vamos a aprender otra partecita del coro sobre la Biblia. ¡Vamos a pararnos, digamos nuestra frase, y cantemos la primera estrofa! “cinco niños felices están, sonrisas bonitas sus rostros tendrán. Se paran contentos para cantar,” hasta ahí, cantemos, ““Biblia mi libro, mi libro compañero. Mi libro compañero es la Palabra de Dios.- Terminemos la frase, “se sientan quieticos para escuchar.” Pueden sentarse. Escuchen, ahora, la segunda parte, es muy fácil: “Ella me habla, me habla cada día. Me habla cada día de mi Salvador.” Nuevamente “Ella me habla, me habla cada día. Me habla cada día de mi Salvador.” Ahí sentaditos canten conmigo: “Ella me habla, me habla cada día. Me habla cada día de mi Salvador.” ¿Qué tal si cantamos las dos partecitas? Esta fácil. ¿Verdad? ¡Vamos, todos parados! “Biblia mi libro, mi libro compañero. Mi libro compañero es la Palabra de Dios.” “Ella me habla, me habla cada día. Me habla cada día de mi Salvador” ¡Muy bien niños! Pueden sentarse.

Ahora sí, para reforzar que tenemos que aprender a leer para leer la Biblia, porque es la Palabra de Dios, vamos a leer una parte del versículo siguiente que buscamos en la clase pasada, vamos a leer solo la primera parte de 2 Ti. 3:16, dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar… Antes de explicar un poquito para reforzar, vamos a tratar de memorizar esta partecita de la Biblia. Está muuuy fácil.. Lo repetiré bien despacio, “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar… ¿Será que ya podemos juntos? Vamos todos “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar…” Qué bueno niños” José, abriendo la Biblia en la primera página, específicamente en Gn. 1:1, dijo: “este es el primer versículo de la Biblia, y dice: “En el principio creo Dios los cielos y la tierra.” Abriendo luego la última hoja de la Biblia, específicamente en Ap. 22:21, dijo: “Este es el último versículo de la Biblia, dice: “La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.” Niños, desde la primera palabra del primer versículo que les leí de Génesis hasta la última del último versículo de Apocalipsis son las palabras salidas del corazón de aquel que te hizo, son las palabras Dios, son las cosas que Él quiere que nosotros conozcamos para nuestro bien. Entonces niños, la Biblia no es un libro cualquiera, es el libro del que está en todo lado, del que todo lo sabe, del que todo lo puede, del que todo lo gobierna, de la única persona que nos puede salvar, es el libro de Dios. Es por ello que todos los hombres lo deben leer.

“pero dije que Él hizo muchas cosas para que tengamos su Biblia en nuestras manos hoy, ¿Qué seria? ¿quieren saber un secreto? Aunque cada palabra de la Biblia salió del corazón de Dios, no fue Él quien la escribió, ¿Cómo así? ¿Entonces quien fue? Antes de saber, quiero que recordemos el coro ¡Todos parados! “cinco niños felices están, sonrisas bonitas sus rostros tendrán. Se paran contentos para cantar,” Cantemos, “Biblia mi libro, mi libro compañero. Mi libro compañero es la Palabra de Dios.” “Ella me habla, me habla cada día. Me habla cada día de mi Salvador.” Se sientan quieticos para escuchar.”

“Dios para escribir toda la Biblia, que contiene 66 libros, no usó tampoco ángeles, sino hombres como nosotros, pero, ¿serían colombianos, brasileros, chinos? No, ellos pertenecieron al pueblo que Dios escogió para que anunciara a todo el mundo sus maravillas, al pueblo de Israel. ¿De cuál pueblo eran niños?” “De Israel”, respondieron los niños. José, siguió: “Otra cosa muy importante, ellos no vinieron a este mundo siendo buenos, eran pecadores como nosotros, ah, pero Dios les mudó el corazón para que fuesen buenos, además de ello cuando tuvieron que escribir la Palabra de Dios, el Espíritu Santo les hizo escribir exactamente lo que Dios quería que todos nosotros supiéramos, ni más ni menos. ¿Saben cómo se les llamo a estos hombres que escribieron la Biblia? Se les llamó profetas, ¿Cómo?” Los niños respondieron: “profetas” ¿Saben cuántos profetas uso Dios para escribir su Biblia? No menos de 40 profetas. Muchos, ¿verdad? Ahora, ¿Saben en cuantos años Dios escribió su Biblia por medio de los profetas?” José miró a los niños, y preguntó: “¿no tienen idea de cuantos?” Ninguno de los niños se atrevía a decir cuántos, entonces José dijo: “más de 1500 años” Un niño de nombre Juan pablo sorprendido, preguntó: “ José, ¿Los profetas vivieron todos esos años?” José dijo: “No, Juan Pablo, de todos los profetas uno de los que más posiblemente vivió fue Moisés, que vivió 120 años. Pero cuando decimos que en más de 1500 años se escribió la Biblia, no indica que cada profeta vivió todos esos años, indica que en ese tiempo Él fue llamando uno a uno a sus profetas.

“Algunos de los profetas fueron: “Moisés, el que fue rescatado de las aguas y adoptado como hijo por la hija del faraón; Samuel, un profeta que desde niñito trabajó en el tabernáculo para el Señor; David, aquel que derrotó a Goliat; Salomón hijo de David, a quien Dios le dio una sabiduría superior a la de los otros hombres; Esdras, un sacerdote judío que conocía, practicaba y enseñaba la ley de Dios; Mateo, una persona que antes de ser cristiano y escribir el evangelio, fue un cobrador de impuestos; Pablo, quien antes de ser salvo por Jesús, fue un perseguidos de la iglesia.

“Niños, ¿sabían que aunque la Biblia está escrita hoy en muchos idiomas, como el Español, el portugués, el inglés, etc, originalmente fue escrita básicamente en dos idiomas? El Antiguo Testamento fue escrito en el idioma de Israel, el hebreo; y el Nuevo Testamento en el idioma que más se hablaba en la época de Cristo y de los apóstoles, el Griego. Pero como su palabra tenía que llegar a todos los rincones del mundo, y la gran mayoría no hablamos ni hebreo ni Griego, entonces Él usó muchas personas para traducir la Biblia. Pero lo triste de la noticia, es que tanto los profetas como los que han traducido la Biblia, fueron muy perseguidos y muchos han muerto por ello.


“Amados niños, si la Biblia es la palabra que salió del corazón de Dios, si Él inspiró a más de 40 profetas, si Él utilizó más de 1500 años de su tiempo, si Él ha venido usando a miles de personas para traducir su Biblia a nuestros idiomas, ¿no creen que sí nos debemos esforzar para aprender a leer, para leer la Biblia?” Los niños mirando a José, respondieron: “si José”. José dijo: “repitamos el versículo y cantemos. “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar…” 2 Ti. 3:16 “Biblia mi libro, mi libro compañero. Mi libro compañero es la Palabra de Dios.” “Ella me habla, me habla cada día. Me habla cada día de mi Salvador.” ¿Qué será lo que les enseñará José en la siguiente clase? Si Dios lo permite en el próximo capítulo lo sabremos. Un abracito para todos. 

- ♦ -

Volver