Arrepentirse es el reconocimiento personal de la maldad y corrupción interior del corazón propio. Esta corrupción ha resultado en la rebelión deliberada de todo hombre contra la autoridad de Dios sobre nuestra vida y en la transgresión voluntaria de su Ley.

DescargarBoton2

Volver