Las controversias teológicas no deben distraernos del deber de predicar el evangelio. Pero, una controversia puede ser muy útil y hasta necesaria si gira en torno a lo que es el evangelio, y si a la vez ofrece una oportunidad para anunciarlo...

VerMas4


 

Volver