Introducción a la carta del 7 de noviembre de 2001

El privilegio de servir a Cristo es de todos los días, y muchos son los adversarios que buscan desviarnos de esta empresa. Que Dios esté preservándole ante tantos ataques y peligros. (Foto: Megan/flickr)

 

Versión completa en pdf (2 páginas) 

DescargarBoton2

Volver