Propuesta ante el peligro de la superficialidadCC BY icon.svg 

¡Tantísima gente por todos lados en la ciudad! Y una buena mayoría está aún sin Cristo. Uno no encuentra tiempo para hacer todo lo que quisiera para regar la buena semilla del evangelio. Es que hay tantas otras cosas que a uno también le toca hacer...

 

Versión completa en pdf (4 páginas) 

DescargarBoton2


Volver