En todo sentido, Deuteronomio presenta un cuadro impactante con respecto al Dios vivo y activo en su mundo y a favor de su pueblo. Sin embargo, esto en nada resta responsabilidad al pueblo suyo. No, sino que precisamente por ser Dios soberano, insiste en que su pueblo haga lo que Él le manda.

 

Versión completa en pdf (2 páginas) 

DescargarBoton2

 

La soberanía de Dios en el libro de Deuteronomio

Hablamos de la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre. Como estos dos son conceptos difíciles de unir, solemos hablar de uno en detrimento del otro. La lógica humana limitada nos obliga a esto — a no ser que por convicción insistamos en mantener la totalidad de la revelación divina bíblica, haga lo que haga a la consistencia de nuestra lógica.

Por razón de lo anterior, en relación con un determinado tema, es recomendable leer toda la Biblia, o cierto libro de ella, buscando saber qué dice sobre el tema. Es lo que he buscado hacer con Deuteronomio y el hecho de la soberanía de Dios, sobre todo.
Moisés estaba ya por entregar a Josué el mando sobre Israel. Escribió Deuteronomio buscando preparar al pueblo para la conquista de la tierra santa, a tomar posesión de lo que Dios iba a darles. Hace un recuento, pues, de lo que había pasado hasta aquel momento con el fin de que lo ocurrido sirviera como base de confianza para el porvenir.

En todo sentido, Deuteronomio presenta un cuadro impactante con respecto al Dios vivo y activo en su mundo y a favor de su pueblo. Sin embargo, esto en nada resta responsabilidad al pueblo suyo. No, sino que precisamente por ser Dios soberano, insiste en que su pueblo haga lo que Él le manda. Fíjese en algunos de las declaraciones en Deuteronomio con respecto a lo que Dios obró:

1. Dios escogió a Israel e hizo pacto con él. 4:20. Pero precisamente por eso este pueblo tenía deberes delante de Dios. 7:6-11; 10:15-21; 14:1,2

2. Unas 15 veces dice que Dios sacó a Israel de Egipto.

3. Dios les daba la heredad, la tierra. Lo dice unas 40 veces – 1:8,21,25; 2:29.31.36; 3:2,18,20; 4:1,40; 5:16,31; 6:10 (Sin embargo, era necesario que los israelitas actuaran. 2:31,33-35; 3:3-8. No podrían tomar la promesa de Dios como pretexto para la pereza).

4. Dios iba a expulsar a las naciones y entregarlas en manos de los israelitas. Lo dice 20 veces – 2:30,33; 3:22; 4:38; 6:19; 7:1,2,20-22; Dios Incluso iba a endurecer a los enemigos para que cayeran, 2:30 (Sin embargo, era necesario que la nación actuara).

5. Dios impuso su ley y su pacto. 4:2; 5:1,2, sin consultar al pueblo. Precisamente por eso el pueblo tenía que obedecer, y si no lo hacían, Dios los castigaba.

6. Fíjese en tantas otras cosas que Dios hizo: 4:19 (era dueño de todo, 10:14); destruía a los malos, 4:3; se valió de la naturaleza, 7:20; ponía pruebas a su pueblo; daba provisión al pueblo, 8:3; mandaba la lluvia, 11:14; ponía a los dirigentes, 17:15; hizo que algunos no entendieran sus caminos, 29:4; cambiaba el corazón, 30:6; daba o quitaba la salud y la prosperidad, capítulo 28; Fíjese en 32:39, Dios hacía morir.

En fin, según Deuteronomio, no hay nada independiente de Dios. Sin embargo, tenemos el deber de actuar según Él manda, y esto si comprendemos o no la razón de lo mandado. Él me manda en cuanto a todo.

Esta enseñanza sacada de Deuteronomio como un todo cumple un doble propósito para el cristiano:
• Consolación — 3:22
• Temor — 6:13; 31:12,13

Recomiendo que leamos grandes secciones de la Biblia en forma continua, para recibir el impacto concentrado y general de la totalidad de lo que nos dice. No es cuestión de tal cual texto aislado que configura nuestra teología sistemática, sino el mensaje total de la Biblia. Claro que debemos hacer exégesis detallada, y debemos hacerlo continuamente, porque queremos entender cada detalle de la Biblia. Pero, a menudo, o siempre, diría, es necesario refrescar la memoria en cuanto al todo. Recojamos a veces sobre la superficie como en el caso del maná esparcido en abundancia esperando a que fuera recogido de manos llenas. Mire lo que dice Deuteronomio 30:11-14

Anexados a estas hojas, encuentra los apuntes de la otra charla que escuchamos en la reunión en julio, ¿Qué es esto de nacer de nuevo? Nuevamente le hago la invitación a hacer uso de la Biblioteca para sus consultas y para conocer nuevos libros. Está abierta los lunes, miércoles, viernes y sábado, desde las 8:30 am hasta las 5:00 pm.

Atentamente, su servidor en Cristo, Eugenio Line.


- ♦ -

Volver