En el año que comienza la vida del cristiano se resumirá (como siempre ha sido y será) en lo que Pablo expresó de su vida: “para mí el vivir es Cristo…” (Fil. 1:21) Pero, ¿qué significa “el vivir es Cristo”? Significa, entre otras cosas:

 

1. Creer

a. Lo que Cristo es: “Siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a qué a ferrarse, sino que se despojó así mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres” (Fil. 2:6-7) “… Y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios y la vida eterna” (1 Jn. 5:20)

b. Lo que Cristo Hizo: “Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.” (1 Ti. 1:15)

c. Lo que Cristo hace: “por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por Él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos” (Heb. 7:25)

d. Lo que Cristo hará: “…aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que lo esperan” (Heb. 9:28b) “…juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino,” (2 Ti. 4:1b)

 

2. Hacer lo que Cristo ordena

El que ama padre o madre más que a mí, no es digo de mí; el que ama hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su propia cruz y sigue en pos de mí, no es digo de mí…” (Mt. 10:37-38) “…El que me ama mi Palabra guardará…” (Jn. 14:23)

Lo anterior será una realidad porque el Señor continuará haciendo su obra en su pueblo. (Fil. 1:6)
¡Feliz año!

Volver