Yo testifico a todo aquel que oye las Palabras de este Libro: si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este Libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este Libro
Ap. 22:18-19

El cristianismo histórico entiende que Dios, desde que se terminó de escribir el libro de Apocalipsis, ya no habla más por los medios en que se revelaba especialmente al hombre, es decir, por sueños, visiones, apariciones, etc. Como consecuencia, desde ese entonces ha tenido que contender ardientemente por esa fe (solo Escritura), la cual ha sido una vez dada a los santos (Jd. 3). Esta osadía, este precioso celo le ha costado a muchos ser lanzados a las fieras, a la hoguera, ser decapitados y estrangulados, ser torturados con los instrumentos de la “santa” inquisición, etc.

Desafortunadamente ese celo se ha ido apagando, porque muchos paulatinamente han caído en la trampa del ecumenismo, el cual en palabras simples dice: ya no soy tu enemigo, ahora quiero que seamos amigos. Esa táctica enemiga propone la unidad, para formar una sola religión, para que todos aquellos que dicen ser seguidores de Cristo duerman en la misma cama, pero tal unidad no es para reflexionar y erradicar sobre las cosas que a la luz de las Escrituras están erradas, es para unir en lo que están de “acuerdo” sin cuestionar el resto. Y me pregunto entonces, ¿qué puede haber de común entre el verdadero cristianismo (sola fe, sola gracia, solo Escritura, solo Cristo, solo a Dios la gloria) y las religiones que pronuncian con sus labios el nombre de Cristo, pero que en la realidad están presentando a un Cristo diferente al revelado en las Escrituras? Pues, ¡nada!

Lo que sigue es un pequeño recordatorio de algunas de la multitud de cosas que la iglesia católica romana ha venido presentando como si vinieran de Dios. Por lógica todo aquel que parcial o totalmente se une a ellos, sea directa o indirectamente, se hace culpable delante de Dios juntamente con ellos, por añadir a lo que Dios dijo. Los datos fueron tomados del libro “Catolicismo Romano” escrito por Loraine Boettner, y abarcan un periodo de más de 1650 años.

1. Oraciones por los muertos. Año 300 dC
2. Señal de la cruz. 300 dC
3. Uso de velas. Cerca del año 320 dC
4. Veneración de ángeles, santos muertos y uso de imágenes. 375 dC
5. Celebración diaria de la misa. 394 dC
6. Comienzo de la exaltación de María (El término “Madre de Dios” le fue aplicado por primera vez por el concilio de Éfeso). 431 dC
7. Los sacerdotes se comenzaron a vestir de manera diferente. 500 dC
8. Extrema unción. 526 dC
9. Doctrina del purgatorio, establecida por Gregorio I. 593 dC
10. Latín, usado para oraciones y cultos, impuesto por Gregorio I. 600 dC
11. Oraciones hechas a María, santos muertos y ángeles, cerca del año 600 dC
12. Título de papa, u obispo universal, dado a Bonifacio III por el emperador Focas. 607 dC
13. Besar los pies del papa, comenzó con el papa Constantino. 709 dC
14. Poder temporal de los papas, conferido por Pippin, rey de los francos. 750 dC
15. Adoración de la cruz, imágenes y reliquias, autorizada en el año 786 dC
16. Agua bendita, misturada con sal y bendecida por el sacerdote. 850 dC
17. Adoración a San José. 890 dC
18. Colegio de cardenales establecido en el año 927 dC
19. Bautismo de las campanas, instituido por el papa Juan XIII. 967 dC
20. Canonización de los santos muertos, primera vez por el papa Juan XV. 995 dC
21. Ayuno en los días viernes y durante la cuaresma. 998 dC
22. La misa, gradualmente transformada en sacrificio con frecuencia obligatoria en el siglo XI
23. Celibato del sacerdocio, decretado por el papa Gregorio VII (Hildebrando). 1079 dC
24. El rosario, oración mecánica por medio de cuentas inventado por pedro, el Eremita. 1090 dC
25. La Inquisición, instituida por el concilio de Verona. 1189 dC
26. Venta de indulgencias. 1190 dC
27. Transubstanciación, proclamada por el papa Inocente III. 1215 dC
28. Confesión auricular de pecados a un sacerdote e no a Dios instituida por el papa Inocente III, en el concilio de Letrán. 1215 dC
29. Adoración de la hostia, decretada por el papa Honorio III. 1220 dC
30. La Biblia prohibida para los laicos por el concilio de Valencia. 1229 dC
31. El escapulario, inventado por Simón Stock, monje inglés. 1251 dC
32. El cáliz prohibido al pueblo en la comunión por el concilio de Constancia. 1414 dC
33. Purgatorio, proclamado como dogma por el concilio de Florencia. 1439 dC
34. La doctrina de los siete sacramentos confirmada. 1439 dC
35. El ave María (parte de la mitad final fue completada 50 años más tarde y aprobada por el papa Sixto V al final del siglo XVI. 1508 dC
36. La orden de los Jesuitas fundada por Ignacio de Loyola. 1534 dC
37. La tradición declarada de autoridad igual a la Biblia por el concilio de Trento. 1545 dC
38. Libros apócrifos acrecentados a la Biblia por el concilio de Trento. 1546 dC
39. El credo del papa Pio IV impuesto como credo oficial. 1546 dC
40. Inmaculada concepción de la virgen María, proclamada por el papa pio IX. 1854 dC
41. Sumario de los errores, proclamado por el papa Pio IX y ratificado por el concilio del Vaticano; condenaba la libertad de religión, de conciencia, de expresión, de prensa e descubrimientos científicos, que eran desaprobados por la Iglesia de Roma; aseguraba al papa autoridad temporal sobre todos los gobiernos civiles. 1864 dC
42. Infalibilidad del papa en cuestiones de fe y moral proclamada por el concilio del Vaticano. 1870 dC
43. Escuela pública condenada por el papa Pio XI. 1930 dC
44. Asunción de la virgen María, proclamada por el papa Pio XII. 1950 dC

Conclusión
Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Porque el que le dice: ¡Bienvenido! Participa en sus malas obras2 Jn. 9:11

Volver