Introducción
Un siervo de Dios fue invitado a predicar en la ciudad donde vivían sus suegros. Él viajó juntamente con su esposa e hijos. En la noche, ya en casa de sus suegros, después de compartir alegremente con la familia e ir a dormir, la casa se prendió en fuego. Los vecinos acudieron a apagar el fuego y a rescatar a los que estaban en la casa, pero solo quedaron con vida el predicador y sus suegros, la esposa y los hijos del predicador murieron. Otro caso, un hombre sin temor de Dios, que hace cosas abominables, que oprime a los demás, que utiliza toda clase de delitos para progresar en esta tierra, pero nunca se ve enfermo ni condenado por la justicia, todos los negocios que emprende alcanzan el éxito, es admirado, respetado y pasa una vida en esta tierra sin las penurias de otros, finalmente muere tranquilo en medio de la prosperidad. ¿Será que el mal triunfa sobre el bien? ¿Será que nuestro entendimiento es muy pequeño para comprender las cosas? ¿Quién ordena todo? ¿Quién manda? ¿Cuál es el propósito de todo cuanto acontece?

1. Dios tiene todo planeado
Esto es algo que muchos no aceptan, pero las Escrituras así lo afirman. Lógicamente esto aumenta aún más las preguntas, pero no por eso dejaremos de decir lo que la Biblia asegura. Isaías afirma que Dios anuncia el fin desde el principio y que Él hará todo cuanto está determinado en su consejo (Is. 46:10) David habla de que su vida estaba planeada, escrita en el libro de Dios. (Sal. 139:16) Pablo dice que el pueblo que estará con Dios en el cielo fue escogido desde antes de la fundación del mundo (Ef. 1:4,5,11) El pecado más vil y cobarde que la humanidad ha cometido fue el que practicaron Judas, los religiosos y los líderes que mataron a Jesús, aun así las Escrituras afirman que esto no cogió por sorpresa a Dios. Él lo tenía planeado. (1 P. 1:18-20; Mt. 26:24; Hch. 2:22-23; 4:27-29)

2. Dios puede actuar directamente o utilizar su creación para cumpir sus propósitos
Ejemplos donde Él actua directamente (Gn. 1; Ex. 12 y 14; Am. 4:7; Is. 43:11)
ahora usando la naturaleza. (Ex. 7-11)
usando ángeles santos (He. 1:13-14)
usando ángeles caídos (1 S. 16:14; 1 R. 22)
usando hombres justos (Ef. 4:11-13)
usando hombres perversos (Is. 10:5-11; 2 Ts. 2:8-12).
Todo cuanto Dios creó termina siendo un instrumento para sus propósitos, desee o no, crea o no, entienda o no.

3. Dios planeó y ejecuta todo de tal forma que todo aquello que los seres siembran, eso también cosechan
Dios no peca, no puede pecar, ni desea pecar (Stg. 1:13-15). Él no es injusto ni tiene por inocente al culpable (Nm. 14:18). Cuando los ángeles y los seres humanos actuamos, lo hacemos conscientemente, somos responsables de nuestros actos y culpables si violamos uno o unos de los mandamientos de la ley de Dios (Gá. 6:7-8). Judas conscientemente por su codicia entregó a Jesús, por ello el Señor dice: "...!ay de aquel hombre por quien el Hijo del hombre es entregado! Bueno le fuera no haber nacido" (Mt. 26:24) Los religiosos conscientemente, por envidia, entregaron a Jesús para ser muerto por los romanos (Mt. 27:18). Pilato conscientemente, por temor de tener problemas con el emperador, hizo lo que los líderes religiosos pidieron (Jn. 19:11-16).

4. Dios planeó y ejecuta sus planes para...

a. Su propia gloria. Hoy no vemos con toda claridad las cosas, pero un día veremos como Él hizo todo perfecto, para que toda su creación glorifique al Señor (Ro. 11:33-36)

b. El bien de aquellos que aman a Dios. Aun la peor de las pruebas, como aquella que mencionamos en la introducción, es conducida por Dios para beneficiar a su pueblo. Es verdad que el pueblo de Dios tiene que pasar por muchas tribulaciones para entrar en el reino de Dios, pero todas ellas son utilizadas como el fuego es utilizado para probar el oro. (Ro. 8:28-30)

c. Condenación de aquellos que desobedecen su Palabra. Aun la mayor prosperidad de aquellos que son desobedientes a la Palabra de Dios no son para su beneficio, son para su propia ruina. La persona mencionada en la introducción es el ejemplo (Sal. 73)

Conclusión
Dios en su soberanía planeó todo, ejecuta todo y gobierna todo, de una forma que todos somos responsables de nuestros actos y culpables de nuestros pecados.


 

Volver