• 613 1524
  • 311 279 0577
  • Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Dolores en el alma

Una mujer sentada sobre el suelo, con su cabeza sobre las rodillas, en medio de un campo abierto, y el sol iluminando en su cabeza, blanco y negro.

Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados;” Hebreos 12:15 (Foto: muffinbasket/Flickr)

 

 

En este mundo de aflicción, diariamente, como cristianos, estamos expuestos a pasar por tribulaciones de muchos tipos, algunas leves y otras bien fuertes. Como ejemplo tenemos: la pérdida de seres queridos, enfermedades, pérdidas materiales, metas no alcanzadas, ataques de personas a las cuales no les hemos hecho ningún mal, críticas justas e injustas, traiciones, problemas de otros, incomprensiones en el hogar y en el trabajo, tentaciones que vienen de afuera o incitaciones de nuestro viejo hombre, consecuencias de acciones ignorantes nuestras, etc, etc.

Tales cosas pequeñas o grandes, sin querer o queriendo, pueden ir formando raíces de amargura que, como la lampara expuesta al humo, va opacando la luz que sale de dentro. El brillo del gozo, de la paz, y en general del fruto del Espíritu Santo que mantenía a la persona radiante, iluminando a otros, queda escondido.

Claro que la persona por ser hija de Dios no se queda quieta, pero muchas veces parece que los esfuerzos que hace no dan resultado, se torna complicado hasta bajar las manos. Aun así, es bueno saber y recordar que por la obra perfecta hecha por Cristo en nuestro favor (Hebreos10:14) y por la intercesión que Él en este momento está ejerciendo delante del Padre por los que dio su vida (Hebreos 7:25), la consolación viene, pues su promesa es: “...nos consuela en todas nuestras tribulaciones...” (2 Corintios 1:4). Temprano o un poquito más tarde Él nos da la bendición de poder derramar nuestro corazón delante de Él, de echar sobre Él nuestras cargas, de poder acercarnos confiadamente a su trono de gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. Nuestro Dios: “...No dejará para siempre caído al justo.” Salmos 55:22

 

- ♦ -


Tan solo humanos


"Cuando Pedro entró, salió Cornelio a recibirle, [ ... ]

Palabra...Leer más...

Un solo versículo:

Libro, espacio, capítulo, dos [ ... ]

VariosLeer más...
Del dicho al hecho

 

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, [ ... ]

Palabra...Leer más...

Para los que creen que Dios hoy se continúa revelando [ ... ]

VariosLeer más...

Les quiero enviar este informe con el propósito es [ ... ]

VariosLeer más...

Información de contacto:

Sede Norte: carrera 67 # 175 - 60, Bogotá D.C., ver más
Sede Alborada: calle 97 # 68 F - 96, Bogotá D.C., ver más 
 
 

Visite:

Inicio | Sermones | Radio | 

Estudios | Artículos | Audios |

 

 

© 2022 Iglesia Cristiana Gracia y Amor. All Rights Reserved.