Ester (Estrella)


A. Nombre del libro y autor
La persona a la que Dios inspiró para escribir el libro se desconoce, aunque algunos piensan que pudo haber sido Mardoqueo, o los dos grandes reformadores de la época: Esdras o Nehemías. El libro lleva el nombre persa de una judía de nombre hebreo Hadasa, que significa mirto. Esta sierva de Dios nació en el exilio; a temprana edad perdió sus padres y fue adoptada por su primo Mardoqueo, quien por la providencia de Dios, llegó a ser la reina de Persia.


B. Tema
Aunque el libro tiene la particularidad de no mencionar a Dios, cada detalle de la historia desarrollada en este libro muestra a Dios trabajando por medio de su providencia para salvar a los judíos que no regresaron a la tierra prometida cuando Ciro emitió el decreto.


Mardoqueo (Hombre pequeño) Vs. Amán (Ilustre, estimado) Ester 1 al 10
"Los arcos de los fuertes fueron quebrados, y los débiles se ciñeron de poder" 1 S. 2:4

Introducción
Estando en la Pedrera, un amigo me comentó sobre una lucha de UFC entre un colombiano y un argentino. Cuando entrevistaron al colombiano sobre la futura pelea, dijo: "Espero hacer una buena pelea para dejar a mi país en alto" Cuando entrevistaron al argentino dijo, refiriéndose al colombiano: "este es el peor día de su vida" El día de la pelea el argentino se presentó con un atuendo para imprimir miedo, incluyendo una máscara de metal, música amenazadora y una actitud de devorador. El colombiano se mostraba muy sencillo. Todos al ver a los dos luchadores de inmediato pensaron que el argentino se comería vivo al colombiano. La pelea se inicia, el argentino lanza una patada sobre el colombiano, el colombiano coge el pie del argentino y este cae, el colombiano le hace una llave en el pie al argentino, lo suficientemente fuerte para hacer que el argentino pidiera la finalización de la pelea. La historia del libro de Ester no fue una lucha de UFC, pues, estaba en juego la existencia de un pueblo, pero si fue una lucha desigual a los ojos de los hombres. También, así, como sabemos que detrás de estos dos luchadores de UFC hubo otras personas que los dirigían, así también detrás de Mardoqueo y Amán hubo dos personajes invisibles que los dirigieron: Dios, direccionando a Mardoqueo, y Satanás dirigiendo a Amán.


A. Origen de los combatientes
a. Mardoqueo, el hombre pequeño. Israelita, hijo de Jair, hijo de Simei, hijo de Cis, de la tribu de Benjamín. Algunos consideran que el nombre Cis fue un apellido benjaminita que se remonta hasta el padre de primer rey de Israel, el rey Saúl. Lo anterior puede indicar que Mardoqueo pertenecía al linaje del rey Saúl. En el reinado de Saúl, aproximadamente 1.100 años antes de Mardoqueo, los amalecitas fueron vencidos por los israelitas y su rey Agag fue muerto por el profeta Samuel (1 S. 9:1-2; 15:32-33)
b. Amán, el ilustre, el estimado. Amalecita, descendiente del rey Agag. Los amalecitas atacaron cobardemente a los israelitas por la retaguardia, cuando estos viajaban por el desierto hacia la tierra prometida. Por este motivo Dios los maldijo y los destinó a la destrucción total. Este pueblo, en tanto que existió siempre se unió con otros pueblos para buscar la destrucción de Israel. (Dt. 25:17-19; Sal. 83: 1-8)


B. Preludio al combate

1. Dios pone la reina. Como es Dios quien ablanda y endurece corazones, endurece a la reina Vasti, esposa del rey Azuero para que no se presente ante el monarca y los convidados al banquete. Esta decisión ocacionó la destitución de la hermosa reina y luego la selección de la nueva reina. Ester, la linda y obediente judía criada por Mardoqueo es llevada al palacio, pero antes Mardoqueo le ordena no mencionar el nombre del pueblo a quién pertenecía. Dios hace que ella halle gracia delante de Hegai, encargado de las candidatas y este la prepara de la mejor manera para presentarse al rey. Dios, quien dirige el corazón de los reyes, lo inclina a que elija a Ester como la nueva reina del imperio Medo- Persa. (Est. 1:1-2:18; Ro. 9:18; Pr. 21:1)

2. Dios hace que Mardoqueo descubra un complot contra el rey. Dos eunucos enojados con el rey, tomaron la decisión de dar muerte a Azuero, pero Mardoque supo y avisó a Ester. Se investigó el asunto y los dos eunucos terminaron en la horca. Dios no dejó que Mardoqueo fuera premiado por salvar la vida del rey, pero sí hizo que el hecho fue registrado en las crónicas del imperio. (Est. 2:19-23; 1 Ti. 5:24-25)

3. Dios hace que Azuero engrandezca a Amán y que sea honrado. Se podría decir que fue el Enemigo y no Dios quien pone su ficha en una posición vencedora, pero es Dios quien establece su autoridad y controla todas las acciones en la tierra. Dios tiene una razón para engrandecer a sus enemigos y la historia va amostrar la razón. (Est. 3:1-2ª. Lm. 3:37-38)


C. Combate. Mirando la nueva posición de Amán y la sencillez de Mardoqueo la lucha humanamente se mostraba desigual.

1. Un golpe muy doloroso de Amán sobre Mardoqueo

a. Mardoqueo no se arrodilla ni se inclina ante Amán. Aunque existían dos razones para no obedecer (la enemistad entre Israel y Amalec y la orden de Dios de no rendirle culto sino a Dios), es evidente que la que situación de mayor peso para Mardoqueo era la de no tener otros dioses delante del Dios de Israel. No debemos pensar que la postración que se exigía era simplemente una acción de respeto, era una forma de adoración, exigida por Amán. La acción de Mardoqueo descubrió delante de Amán el pueblo al cual pertenecía. Amán al saber, no solo decide eliminar a Mardoqueo, sino que decide aprovechar su exaltada posición para hacer lo que todo amalecita deseaba, borrar de la tierra a los israelitas. Para ello, practicando el ocultismo, echa suertes para saber el día y el mes en que ejecutaría la sentencia. La eliminación sería 11 meses después. Este intento de exterminio del pueblo judío a su vez era uno de los tantos intentos del enemigo para tratar de impedir la venida del Hijo de la mujer que le vencería. (Est. 3:2b-7; Gn. 3:15)

b. Amán alcanza el apoyo total del rey. Aparentando cuidar los intereses del rey y mostrando generosidad, le hace ver al monarca la inconveniencia de mantener a los judíos vivos. Para ello solicita su permiso para exterminarlo y le ofrece como paga 10.000 talentos de plata (aprox. 340 toneladas). El rey no sabía que era el pueblo de la reina; se deja engañar de Amán y le da su anillo para que selle el decreto de exterminio de los judíos (Est. 3:8-15)

c. Sufrimiento de Mardoqueo. Es muy doloroso para un fiel siervo de Dios saber que su fidelidad es utilizada por los enemigos para hacer sufrir a los que ama, sus hermanos en la fe Crisitiana. (Est. 4:1-4)

2. Una defensa riesgosa, pero vital. Mardoqueo envía el decreto a Ester y le pide que se dirija al rey para implorar clemencia por su pueblo. Ester le recuerda a Mardoqueo que entrar súbitamente a la presencia del rey sin ser convidado traería su muerte, salvo si el rey extiende su cetro de oro para que viva quien ingrese sin su consentimiento. Mardoqueo le hace ver que ella tampoco escapará de la muerte; sin embargo, Dios la había colocado ahí para ser su instrumento y claramente enviaría su salvación para cumplir sus propósitos. La reina solicita que su pueblo ayune por tres días. Esto indicaba que el pueblo tenía que humillarse en arrepentimiento y conversión delante de Dios, de otra manera Él no escucharía. El pueblo recibe la orden por boca de Mardoqueo y obedece. La humillación delante de Dios es el comienzo de la caída vertiginosa de Amán (Est. 4:5-17; Pr. 28:9)

3. Estrategia que hace ver al enemigo Amán en la cúspide. Dios hace que la reina halle gracia delante del rey y extiende su cetro de oro. El rey se ofrece para darle todo lo que desee, luego la reina le invita a un banquete en el cual esté también presente Amán. Estando en el banquete el rey pregunta a Ester cual era la petición, pues él sabía que ella no iría a exponer su vida por un simple banquete, la reina le pide que participe al día siguiente en otro banquete y que ahí le hará conocer el pedido. Amán, único invitado, se siente en el cielo y cree que su gloria está asegurada. (Est. 5:1-8)

4. La horca para Mardoqueo. Al salir Amán del banquete, su alegría se trunca al ver a Mardoqueo. Pero después de contar su gloria a su familia y amigos, y del repudio que le produce Mardoqueo cuando lo ve, su mujer y sus amigos le recomiendan construir una horca de aproximadamente 25 m de altura para matar a Mardoqueo (Est. 5:9-14)

5. Dios le quita el sueño al rey y dispone la lectura de las crónicas. El rey en su insomnio bien podía haber ordenado muchas diversiones en esa noche, pero Dios puso en su corazón  escuchar las cosas registradas. En tanto material que se escribía, no está de más recordar que fue Dios quién seleccionó exactamente las crónicas donde se encontraba lo hecho por Mardoqueo y la pregunta sobre los beneficios recibidos. (Est. 6:1-3)

6. Primera caída fuerte de Amán. Cuando Amán va al rey con el propósito de pedir permiso para ahorcar a su enemigo, llega al patio real exactamente en el mismo momento de tratar lo hecho por Mardoqueo. El rey al saber de su presencia le hace entrar y le pide el consejo sobre lo que se debe hacer con aquel hombre al cual el rey desea honrar. Amán, que estaba viviendo sus momentos más "gloriosos" se imaginó que el rey deseaba exaltarlo aún más, así que expuso públicamente el anhelo de su corazón; ser honrado ya no como el segundo hombre después del reino, sino como el rey. Ser vestido por uno de los príncipes más nobles del imperio con las ropas reales, ser subido en el caballo del rey, y que se pregonara por la plaza de la ciudad: "Así se hará al varón cuya honra desea el rey", fue este su consejo. Al instante, el rey le ordena hacer exactamente eso con Mardoqueo sin omitir detalle. Para un hombre tan arrogante y orgulloso como Amán sería una profunda humillación realizar tal tarea, porque lo que se le estaba ordenando hacer con el hombre que más odiaba superaba infinitamente cualquier humillación. Su gloria instantáneamente se esfumó y la humillación como un rayo apareció. Amán viste a Mardoqueo, lo monta en el caballo del rey y sale pregonando lo que él mismo dijo por la plaza de la ciudad. (Est. 6:4-12)

7. Con estos amigos para que enemigos, otro golpe contundente. Al llegar a la casa avergonzado, cuenta la historia, su esposa no solo no lo consuela sino que le ayuda en su humillación al afirmarle que por ser Mardoqueo judío no lo podrá vencer sino que caerá delante de él. Es interesante reconocer como una enemiga del pueblo de Dios podía ver la mano del Señor favoreciendo a su pueblo (Est. 6:13)

8. La caída final. El humillado Amán es llevado al segundo banquete y allí la reina expone su petición al rey. Le cuenta que su pueblo ha sido vendido para ser exterminado. El rey pregunta sobre el nombre del agresor y su ubicación. La reina señala a Amán y el rey lleno de furia sale al patio. Amán, lleno de pánico, se lanza suplicante a los pies de la reina que estaba en su lecho, pero el rey al regresar interpretó esto como un intento de violación. El rostro de Amán es tapado y Harbona, uno de los eunucos del rey, le expresó al rey sobre la horca que el enemigo de los judíos había preparado para Mardoqueo. El rey ordena ahorcarlo en ella. (Est. 6:14-7:10)


D. Aunque Amán está vencido, la batalla continua. El tiempo corría y los enemigos de Israel que habían sido alentados por el decreto elaborado por Amán esperaban el momento de actuar. El decreto no se podía anular, pero se podía elaborar otro decreto. El rey, finalmente sabe lo que Mardoqueo era de Ester y le colocó el anillo quitado de Amán. Ester nuevamente entra, exponiendo su vida, delante del rey para pedir clemencia. El rey les da permiso de elaborar un nuevo decreto, autorizando a los judíos defenderse de sus enemigos.Este fue enviado a todo el imperio, y los judíos se alegraron y muchos se hacían judíos porque Dios había sembrado temor (Est. 8:1-17)


E. Los enemigos de Israel son vencidos. El día señalado para el exterminio de los judíos terminó en victoria. Los príncipes, sátrapas, capitanes y oficiales del rey terminaron apoyando a los judíos porque Dios hizo que el Temor de Mardoqueo cayera sobre ellos. Los judíos mataron a más de 75.000 enemigos y los 10 hijos de Amán fueron ahorcados (Est. 9:1-15,25)


F. La fiesta de Purim y la grandeza del Mardoqueo. La reina decreta que los judíos cada año celebraran la victoria sobre los enemigos y da el nombre a la fiesta de Purim, o suerte, para recordar que la fecha que el enemigo buscó mediante su ocultismo para destruirlos, fue usada por Dios para su salvación. Mardoqueo cuyo nombre significa hombre pequeño, fue engrandecido por Dios, como lo hizo con José y con Daniel (Est. 9:16-10:3)


G. Conclusión de la historia. El Enemigo una vez más fue vencido en su intento de impedir la venida del Mesías.


Aplicación
1. La prosperidad de los malvados es usada para su propia destrucción. Sal. 92:7
2. Aquel que coloca una trampa para hacer caer a otro, termina cayendo en ella. Pr. 26:27; 28:10
3. La humildad siempre saldrá victoriosa sobre el orgullo. Sal. 147:6; Mt. 23:12
4. El que se mete con el pueblo de Dios toca la niña de sus ojos Zc. 2:8; Gn. 12:3ª
5. Aunque el nombre de Dios no se mencione, Él soberanamente está detrás de los acontecimientos en pro de su pueblo. Ro. 8:28


Nota

Para que alguien sea humilde como la Biblia dice, tiene que la persona pertenecer al pueblo de Dios. Para ser del pueblo de Dios tiene que estar unido a Cristo. Para estar unido a Cristo tiene que haber nacido de nuevo. Para haber nacido de nuevo por la Palabra de Dios y por el Espíritu Santo tiene que Cristo haber cargado sus pecados, haber muerto por él y resucitado por él.


Conclusión

Como está escrito: "Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; somos contados como ovejas del matadero" Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de Aquel que nos amó" Ro. 8:36-37

Volver