Fecha del Sermón:
Referencia Bíblica:
Mateo 6:25-34
Serie del Sermón:
Orador:
Notas del Sermón:

 

La preocupación es incompatible con la fe - 4

Pastor Augusto Ramírez, 3 de abril de 2016

 

Ya se han visto dos razones por las cuales no debemos preocuparnos: la primera es porque Dios es nuestro Padre, quien nos cuida; la segunda es porque preocuparnos deja ver que se tiene una fe débil. En este sermón se verán otras dos razones, las cuales se encuentran en los versículos finales del pasaje central.

Tercero, el preocuparse es una característica de los gentiles, los cuales son, en el contexto actual, los no creyentes. Ellos no conocen a Dios, y por lo tanto carecen de la luz del Señor. De otra parte, y como la cuarta razón, Dios sabe todo lo que necesitamos; por tanto, mejor dediquemonos a buscar el reino de Dios.

Ya siendo cristianos, buscar el reino de Dios implica buscar al Señor, quien es nuestro rey. De Él debemos buscar Su gloria, y pedir porque Él sea nuestra guía, y el ser gobernados por Él. El reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia. Ahora, para recibir las promesas en el pasaje, debe ser creyente en Jesucristo.


 

Pasaje central: Mateo 6:25-34 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? 26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? 27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? 28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; 29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. 30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

El reproductor requiere que JavaScript esté activado.
Volver