Fecha del Sermón:
Referencia Bíblica:
Mateo 6:1-4
Serie del Sermón:
Orador:
Notas del Sermón:

 

Sobre la ofrenda

Pastor Augusto Ramírez, 15 de marzo de 2015

 

Tratar el tema de la ofrenda en nuestros días es difícil, dado el abuso de algunos líderes religiosos al respecto. Aun así, dado el pasaje central, pueden verse dos principios motivadores: 1) Dad y se os dará, 2) Mejor es dar que recibir. Sin embargo, no siempre se hace, lo cual puede ser por falta de fe o por desobediencia.

Existe una forma periódica de dar, la ofrenda, y es tanto para sostener a los pastores, como para ayudar a los necesitados de la congregación. La otra forma de dar es ocasional, para ayudar al necesitado. En todo caso, es importante entender que Dios no necesita del dinero de nadie, y sí en cambio nosotros necesitamos dar a Dios.

Se finaliza la predicación enunciando ocho principios que ayudan a entender la ofrenda. Dentro de ellos se encuentra el que dar no tiene relación con cuánto se tiene, y también que hay una correlación entre dar y la riqueza espiritual de cada persona, además está el que dar es una muestra de amor, entre otros principios.


 

Pasaje central: Mateo 6:1-4 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

1 Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos. 2 Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 3 Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, 4 para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

 

Filipenses 4:10-20 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

10 En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin habéis revivido vuestro cuidado de mí; de lo cual también estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad. 11 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 12 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

14 Sin embargo, bien hicisteis en participar conmigo en mi tribulación. 15 Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos; 16 pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis necesidades. 17 No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta. 18 Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia; estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis; olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios. 19 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. 20 Al Dios y Padre nuestro sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.

El reproductor requiere que JavaScript esté activado.
Volver