Fecha del Sermón:
Referencia Bíblica:
Mateo 5:27-30
Serie del Sermón:
Orador:
Notas del Sermón:

 

¿Cuál es su mayor problema?

Pastor Augusto Ramírez, 7 de septiembre de 2014

 

El mayor problema que enfrenta el hombre es el pecado. En el pasaje central de este sermón, el Señor Jesucristo muestra la profundidad, el engaño y lo destructivo del pecado. Este pecado perturba las relaciones del hombre con Dios, con la naturaleza y con los demás hombres. 

Así entonces, se busca responder a las preguntas siguientes: ¿qué es el pecado? ¿Cuál es la naturaleza del pecado? ¿A cuántas personas afecta? ¿Cuál es el resultado del pecado? Y, ¿qué hacer al respecto? La respuesta a cada una de estas preguntas nos ayudará a entender la gravedad del pecado.

Afortunadamente el mensaje de la Biblia no termina en la indicación de que somos pecadores, sino que además muestra la solución. La dádiva de Dios, la vida eterna, el perdón de los pecados. Así como lo dicen pasajes tan claros como Romanos 6:23, o Romanos 4:7, entre otros.

 


Pasaje central: Mateo 5:27-30 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

27 Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. 28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. 29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

 

Isaías 1:1-9 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

1 Visión de Isaías hijo de Amoz, la cual vio acerca de Judá y Jerusalén en días de Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías, reyes de Judá.

2 Oíd, cielos, y escucha tú, tierra; porque habla Jehová: Crié hijos, y los engrandecí, y ellos se rebelaron contra mí. 3 El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento.

4 !Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás.

5 ¿Por qué querréis ser castigados aún? ¿Todavía os rebelaréis? Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente. 6 Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite.

7 Vuestra tierra está destruida, vuestras ciudades puestas a fuego, vuestra tierra delante de vosotros comida por extranjeros, y asolada como asolamiento de extraños. 8 Y queda la hija de Sion como enramada en viña, y como cabaña en melonar, como ciudad asolada.

9 Si Jehová de los ejércitos no nos hubiese dejado un resto pequeño, como Sodoma fuéramos, y semejantes a Gomorra.

El reproductor requiere que JavaScript esté activado.
Volver