El reproductor requiere que JavaScript esté activado.

 

La sexualidad tras el pecado de Adán, abandono divino - 2

Pastor Augusto Ramírez, 27 de septiembre de 2014

 

El evangelio comenzó mostrándonos el hecho de que Dios nos abandonó a nuestro propio pecado, pero no se queda ahí, continúa mostrando la gracia, por lo cual podemos decir que hay esperanza. Dios llama al hombre a volverse a él.

Como resultado del pecado, uno de los efectos, es que no sabemos manejar nuestros cuerpos, pero el creyente debe saber cómo, porque el Espíritu Santo está dentro de él. Al respecto puede decirse que el sexo no se trata simplemente de una necesidad biológica, sino que nuestro cuerpo, como todo, es para el Señor.


 

Volver