Fecha del Sermón:
Referencia Bíblica:
Jueces 5:28-30
Serie del Sermón:
Orador:
Notas del Sermón:

La madre de Sísara se asoma a la ventana,
Y por entre las celosías a voces dice:
¿Por qué tarda su carro en venir?
¿Por qué las ruedas de sus carros se detienen?
Las más avisadas de sus damas le respondían,
Y aun ella se respondía a sí misma:
¿No han hallado botín, y lo están repartiendo?...” Jueces 5:28-30

La mayoría de los hijos no necesitan compañías externas para estimular su corrupción, estas ya están en casa. Son sus padres, como la mamá de Sísara.

Contribuimos con su infelicidad temporal y eterna cuando somos su mal espejo, cuando no instruimos con las Escrituras, ni disciplinamos, cuando priorizamos lo terrenal y no lo eterno, cuando escondemos sus errores, los justificamos y hasta los defendemos, cuando cerramos los ojos a las cosas que traen a casa porque en algo terrenal nos beneficia o nos satisface.

Necesitamos que Dios por medio de sus Escrituras nos haga conocer el verdadero amor de padres, para ser de bendición y no de destrucción para nuestros hijos.

Dios los bendiga.

 

- ♦ -

El reproductor requiere que JavaScript esté activado.
Volver