Evangelio antiguo versus nuevo

EvangelioBanner

 

Este ensayo fue escrito por J. I. Packer en inglés como introducción al libro, The Death of Death in the Death of Christ por John Owen, y fue publicado por Estandarte de la Verdad, Escocia. La traducción fue hecha por Eugenio Line. (Foto: Jake Bouma/Flickr)


 

¿Por quiénes murió Cristo? Tratar este tema fue el propósito de John Owen en Inglaterra en el siglo diecisiete cuando escribió su libro en inglés The Death of Death in the Death of Christ (La muerte de la muerte mediante la muerte de Cristo). Es una obra polémica para mostrar entre otras cosas que la doctrina de la redención universal no está de acuerdo con las Escrituras y en realidad destruye el evangelio.

Habrá muchos, por lo tanto, para quienes la obra no tendrá ningún atractivo. Aquellos que no ven la necesidad de la precisión doctrinal y que no tienen tiempo para los debates teológicos que ponen de relieve las divisiones entre los llamados "evangélicos", lamentarán la existencia de tal obra.

Algunos, oyendo la tesis de Owen, se resistirán a leer el libro. Es que el prejuicio es sumamente apasionado y de nuestras tradiciones teológicas sentimos mucho orgullo. Pero muchos, ojalá, sean lectores de otro espíritu. Hay señales hoy por hoy de un nuevo amanecer de interés en la teología de la Biblia. Vemos una nueva disposición para probar las tradiciones, para escudriñar las Escrituras, y para reflexionar sobre la fe.

Es para aquellos de esta disposición que Owen ofreció su tratado. A nosotros nos ayudará en una de las tareas más urgentes que enfrenta la cristiandad evangélica actualmente - la recuperación del evangelio. Dicha afirmación producirá, quizás, una reacción de sorpresa, pero parece ser justificada por los hechos.


¿Por quiénes murió Cristo? Tratar este tema fue el propósito de John Owen en Inglaterra en el siglo diecisiete cuando escribió su libro en inglés The Death of Death in the Death of Christ (La muerte de la muerte mediante la muerte de Cristo). Es una obra polémica para mostrar entre otras cosas que la doctrina de la redención universal no está de acuerdo con las Escrituras y en realidad destruye el evangelio.

VerMas4


 

Ahora bien, hemos presentado dos interpretaciones coherentes del evangelio bíblico, las cuales se presentan en evidente y mutua oposición. La diferencia entre ellas no es una de énfasis primordialmente, sino más bien de contenido. La una proclama a un Dios que salva; la otra habla de un Dios que hace posible para el hombre salvarse a sí mismo.

VerMas4


 

Ahora, se ve claramente la naturaleza verdadera de la soteriología calvinista. No es una singularidad artificial, ni el producto de una lógica demasiado atrevida. Su confesión central de que Dios salva a los pecadores, de que Cristo nos redimió por su sangre, es el testimonio tanto de la Biblia como del corazón del creyente. El calvinista es el cristiano que confiesa delante de los hombres en su teología exactamente lo que confiesa en su corazón ante Dios cuando ora.

VerMas4


 

Un nuevo estudio, un estudio profundo de la Biblia, podría librarnos de una fe y de una predicación tan distorsionada. Si escuchamos la Biblia, nos enseñará cómo creer el evangelio y cómo predicarlo. En cuanto a creerlo, seremos llevados a postrarnos ante un Salvador soberano quien realmente salva, y a alabarle por una muerte redentora, la cual hizo cierto que todos aquellos por quienes él murió llegarán a la gloria.

VerMas4


 

Aquellos que estudian los sermones impresos de expositores dignos del evangelio antiguo, tales como Bunyan o Whitefield, o Spurgeon, encontrarán que de hecho ellos exhiben al Salvador y llaman a los pecadores a Cristo, con un calor, una plenitud, una intensidad, y una fuerza moviente no superados en la literatura del púlpito protestante. Y después de un análisis, se darán cuenta de que la cosa que dio a su predicación su poder único para vencer al auditorio, produciendo un gozo contrito por causa de las riquezas de la gracia de Dios fue la insistencia sobre el hecho de que esta gracia es gratuita.

VerMas4


 

Volver